La hija del doctor Cuadrado: «No es fácil vivir con la incertidumbre de no saber qué le pasó a tu padre»

La familia del médico, desaparecido hace treinta años en A Coruña, sigue buscándolo: «Nunca perdimos la esperanza»

La hija del doctor Cuadrado, desaparecido en 1990, muestra una foto de su padre, con 49 años, junto a otra de cómo sería ahora, con 79
La hija del doctor Cuadrado, desaparecido en 1990, muestra una foto de su padre, con 49 años, junto a otra de cómo sería ahora, con 79

Redacción / La Voz

Carmen Cuadrado tenía 5 años el 29 de diciembre de 1990 cuando su padre, Fernando Cuadrado Conejo, un conocido médico de A Coruña, desapareció sin dejar ningún rastro. Han pasado treinta años y nada se sabe de lo que ocurrió aquel sábado de Navidad. El doctor Cuadrado, que tenía 49 años, salió de casa con una bolsa de carne para que se la cortaran en un supermercado cercano a su domicilio. Esa noche tenía invitados a una cena familiar en su piso de la calle Almirante Cadarso, próximo al estadio de Riazor. Pero no regresó nunca. La Policía Nacional ha reabierto el caso para intentar saber qué pasó con el médico, jefe de rehabilitación del hospital Juan Canalejo, y así cerrar la herida que su familia tiene abierta desde entonces. «Nunca perdimos la esperanza de saber qué pasó con nuestro padre», asegura Carmen, la hija mayor de Fernando Cuadrado. Es la primera vez que habla en público de su padre, de sus recuerdos y del dolor de su madre y de sus dos hermanos durante todo ese tiempo en el que nunca han dejado de buscar.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

La hija del doctor Cuadrado: «No es fácil vivir con la incertidumbre de no saber qué le pasó a tu padre»