La AP-9 tiene su pasodoble

«La ruta azul». En las carreteras gallegas hay poca épica. Ni una ruta 66, ni un Kerouac que les escriba. En A Fonsagrada tenían la más erótica: 360 curvas. Y a la autopista del Atlántico le han escrito un pasodoble, «La ruta azul»


José Luis Represas Carrera (Xinzo-Ponteareas, 1970) es músico de la Banda Municipal de A Coruña, de la que fue director durante algunas temporadas. Durante el confinamiento enviaba cada día temas del disco O pasodobre galego grabado en el Auditorio de Lalín en 1998 por la Agrupación Instrumental Harmonía. Represas era el director. Las composiciones permiten recorrer Galicia a ritmo de pasodoble, ya que sus títulos van de A Estrada a Corcubión, de Golada a Ribadavia, pasando por Xinzo, Compostela, Ortigueira o el clásico Lugo Ferrol. Sin embargo, «hoxe soará neste espazo un pasodobre que non ten un título toponímico nin está dedicado a ningunha vila», anunciaba Represas en uno de los envíos. Y explicaba: «A ruta azul é un pasodobre galego do ano 1992 que está dedicado á autoestrada do Atlántico. Si, á AP-9, a que une, previo pago e desde hai demasiados anos xa, Ferrol e Tui». «A cuestión -contaba- é que o compositor recibiu un encargo, pola mediación dun concelleiro coruñés, da empresa concesionaria, e a soar e a rodar». Y detallaba: «O compositor é un home grande da nosa música, José Ramón Sierra Peña (San Cibrao das Viñas, 1937). Tiven a fortuna de ser o seu compañeiro de traballo e coñecer a súa obra e o seu bo facer».

Represas y Sierra coincidieron en la Banda Municipal de A Coruña, que el 29 de noviembre de 1992 estrenó el pasodoble de la autopista, en un concierto en el teatro Rosalía. En la primera parte sonaron «dos obras del género digamos épico-descriptivo», escribía el entonces crítico musical de La Voz de Galicia, Ramiro Cartelle, aludiendo a La gruta de Fingal, de Mendelson, y Finlandia, de Sibelius. «Terminando, de regalo, un estreno: el pasodoble La ruta azul, original del concertino maestro J. Sierra, e inspirado en la terminación de la Autopista del Atlántico». La segunda parte estuvo dedicada a la música de cine.

Y para una película da la ajetreada vida de José Ramón Sierra Pena. En la biografía colgada en su blog cuenta cómo su vocación nació en las fiestas del pueblo viendo tocar a los músicos. Con ocho años empezó a formarse, entró en la Banda de Música de Allariz y con 14 se fue de gira por España y el norte de África con la orquesta del Circo Mexicano. La experiencia, de más de dos años, le impactó, además de permitirle comprar sus primeros instrumentos: clarinete, violín, saxofón... Y una bicicleta. Durante los tres años de mili formó parte de la banda militar y tocaba en orquestas como Los Satélites. Para obtener una titulación oficial recibió, en A Coruña, clases de profesores como Rogelio Groba y a comienzos de los años 60 se fue a Madrid, donde formó parte de grupos de música ligera: Sabor Hit o Los Brujos.

Años más tarde regresa a A Coruña, donde entra de clarinete solista en la Banda Municipal, toca en orquestas como Los Españoles y cuando las cosas se complican hasta trabaja de taxista. Se jubiló como director adjunto de la Banda Municipal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La AP-9 tiene su pasodoble