Las clases particulares y telemáticas ganan adeptos en la provincia de A Coruña para evitar contagios

Francisco Brea
Fran Brea LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Rafael Pérez imparte clases telemáticas de piano y francés desde su casa en A Coruña
Rafael Pérez imparte clases telemáticas de piano y francés desde su casa en A Coruña EDUARDO PEREZ

Algunos profesores aprovechan para llegar a más clientes potenciales y muchos padres prefieren no enviar a sus hijos a las academias

05 oct 2020 . Actualizado a las 10:23 h.

El covid-19 ha cambiado vidas y hábitos a todos los niveles. La pandemia ha provocado que muchos se replanteen sus costumbres y otros hayan tenido que reinventarse para ofrecer soluciones. Algunos padres y madres ahora no quieren enviar a sus hijos a academias y optan por contratar a profesores particulares, tanto para que acudan al domicilio como para que impartan sus clases a través de Internet. El objetivo, que los niños se expongan lo menos posible a la enfermedad. Así, los que se dedican a prestar este servicio están notando un aumento de la demanda y viendo nuevas oportunidades de negocio.

Rafael Pérez vive en A Coruña y da clases de piano y de francés. Aunque prefiere la modalidad presencial, y la mantiene en la ciudad, ha decidido impulsar las sesiones telemáticas. Destaca que con el piano «no es tan fácil ver las manos de los niños». Lo que necesita el alumno es tener el instrumento, un ordenador, o dispositivo con cámara web, y conexión a Internet. El método online ofrece más seguridad hasta que «haya tranquilidad», explica. Si la clase es presencial, el uso de mascarilla es innegociable y también una práctica que Pérez afirma que ya utilizaba antes de la pandemia: «Profesor y alumno tienen que lavar las manos antes de empezar y al acabar».

Si dar música a distancia «es más problemático», impartir francés con este método en ciertos aspectos «supera al presencial», resalta Rafael: «Una alumna tenía cinco horas a la semana y quería más, y los niños también». Eso sí, también provocó que él tuviera que estudiar: «Aprendí a utilizar diversas herramientas tecnológicas, como tabletas y pizarras digitales». Pero esto le abre nuevas oportunidades de negocio: «Se me ocurrió ofrecer clases de español a franceses y de piano a latinos que viven en Estados Unidos».