A Coruña

Las facultades de la Universidade de A Coruña volvieron a recibir estudiantes desde primera hora de este lunes. Al campus del Elviña llegaban los jóvenes, todos con mascarilla, dispuestos a iniciar un curso atípico. «No esperábamos para nada empezar así», aseguraban Clara Lado, Nina López, Carlos Hermida y Uxío Merino antes de empezar su andadura universitaria.

Ellos van a cursar primero en el grado en Ciencia e Ingeniería de Datos y este lunes tuvieron «una charla con alumnos de otros años que nos explicaron un poco cómo eran las asignaturas». De inicio tendrán dos horas presenciales y otras dos online: «Nos dividen en tres grupos. Las dos primeras horas tenemos prácticas con un profesor. Justo después cogemos nuestros ordenadores y nos conectamos para la clase online, que un docente, desde un aula que está al lado, da para los tres grupos de forma telemática».

En la facultad está todo marcado y delimitado para garantizar la distancia de seguridad. El problema: «Entramos todos juntos y los buses vienen llenos. Creo que en noviembre estaremos todos en casa». Este aspecto también lo comentaban Marta García, Álvaro Librán, Elena Ordóñez, Nerea Freire y Anxo Comesaña, que comienzan el segundo curso del grado en Ciencias Empresariales: «En el autobús no hay protocolo. Dijeron que se iban a poner más y no lo notamos. Hay más o menos los mismos». El plan de la facultad consideran que está «bien», aunque «hicieron una reunión el jueves, en la que no se dijo mucho, y ayer enviaron el correo».

Más restricciones o en casa

Tampoco era optimista Antonio Pardo, que estudia el grado de Educación Primaria: «En dos semanas o estamos con más restricciones o en casa. Creo que va a haber un montón de casos, porque fuera de las clases nadie puede controlar a dónde se va o lo qué se hace». Con él estaban Hugo Castro, Manuel Casas, David Gayoso y Naím Rivera, estudiantes de Ingeniería Informática. Manuel reconocía que «venimos con unas treinta personas en los autobuses».

Natalia García y Rebeca Juanatey ya tienen experiencia en lo que supone comenzar un curso universitario, ya que empiezan tercero de Sociología, pero, como explicaba Rebeca: «Para esta situación no hay experiencia que valga». Y es que «aunque hay organización, al ser el primer día también hay descontrol. Es la primera vez que vivimos una situación así y hay que acostumbrarse», indicaba Natalia. Para ellas, como para el resto, el principal problema es que «al final te juntas con todo el mundo». 

El curso más incierto arranca en las facultades gallegas a cuentagotas

redacción

En A Coruña se incorporaron 16.000 estudiantes y, en Vigo, los de primero

Lo advirtió este lunes el rector de la Universidade da Coruña, Julio Abalde, en la apertura del curso: «Teremos que tomar decisións moi rápidas, en ocasións drásticas, segundo a necesidade de cada momento para garantir a docencia e a seguridade sanitaria». Con esa incertidumbre comenzaron el año académico 16.000 estudiantes de grado y máster en la UDC, de un total de 19.000 que conforman la comunidad universitaria entre alumnado, profesorado y personal de administración y servicios.

En la Universidade de Vigo se abrió oficialmente el curso con la incorporación del alumnado de primero, ya que en las dos últimas semanas regresaron a las aulas los estudiantes de segundo, tercero y cuarto en los tres campus. «Combinaremos a máxima presencialidade posible cun coidado exquisito da saúde», manifestó el rector, Manuel Reigosa, que recordó la experiencia de «meses de traballo» para programar la vuelta a las clases.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
3 votos
Comentarios

El curso comienza en la UDC con los estudiantes dudando de su viabilidad