Aumenta el uso de la mascarilla para realizar deporte en espacios abiertos

Es más habitual verla puesta en ciclistas y paseantes que en «runners»


a coruña / la voz

La situación epidemiológica que vive la ciudad herculina ha hecho que cada vez sea más frecuente encontrarse a algún deportista con la mascarilla puesta cuando hace deporte al aire libre. A pesar de que las nuevas normas solo obligan a ponerla en espacios cerrados, como los gimnasios, sí que hay personas que optan por su uso en zonas en las que hay mayor afluencia de gente. «Es cierto que se aprecia un mayor uso de mascarilla en zona urbana, sea carril bici o no», explica Roberto Rilo, presidente de la Asociación de Ciclistas de A Coruña Crunia. En el caso de Laura, una joven de 26 años, indica que la lleva puesta para correr desde que comenzó la desescalada: «Como tengo gente en casa y no vivo sola pues la pongo para prevenir. Aunque realmente esto es más para proteger al resto, pero ellos también tienen familia y no me cuesta nada». Añade que al tener «buena condición física» no se siente tan agobiada al llevarla. «Notas que te cuesta un poco más respirar, pero ya está. Es como si hicieras un ejercicio de mayor intensidad. Yo ahora ni lo pienso, me pongo la música y es como si no la notara», concluye Gelabert.

Laura Geltabert la lleva pueste desde la desescalada al vivir con personas de riesgo
Laura Geltabert la lleva pueste desde la desescalada al vivir con personas de riesgo

No obstante, lo más habitual es verla en ciclistas o viandantes, más que en los corredores. «Depende do tipo de deporte. Penso que para correr é inviable porque require outro tipo de esforzo. Nós cando imos na bicicleta pola cidade imos amodo para non ir tampouco cargados de esforzo», destaca Javier Collazo. Tanto él como su compañero Manuel Taboada comenzaron a usarla más con el aumento de los casos en A Coruña: «Comecei a poñer a máscara desde que comezaron a subir os rebrotes na cidade, haberá xa unhas semanas. Sobre todo cando imos por zonas masificadas. Cando imos ao monte pois é cando a podemos quitar», matiza Taboada.

En este sentido, Rilo señala que usarla en la ciudad «es lo más prudente y aconsejable. Practicando ciclismo de carretera o BTT casi nadie la utiliza, aunque debe llevarse una en un bolsillo del maillot y mejor protegida dentro de una bolsita de plástico para que no se humedezca con el sudor corporal».

Rebeca Dobal la usa en tramos en los que hay más gente
Rebeca Dobal la usa en tramos en los que hay más gente

Lo cierto es que, pese a que gran parte de los deportistas realizan sus actividades deportivas sin el tapabocas, existe una parte de la ciudadanía que lo hace por seguridad y por prevención. Es el caso de Rebeca Dobal, quien confiesa que, aunque no la lleve durante todo el recorrido, en los tramos que va caminando con el perro y se cruza con alguien la sube para evitar el contacto: «Sobre todo en zonas donde hay más aglomeraciones y personas mayores, porque realmente la que llevo es para no contagiar».

Otro factor que varía según la persona es en el tipo de mascarilla a emplear. «Probamos distintas mascarillas y al final las de tela te suelen ayudar más a respirar y no agobian tanto», comenta Emiliano Álvarez. Sin embargo, Taboada señala que ya las hay específicas para realizar ejercicio físico: «Esta que levo é unha de tela que merquei nunha tenda deportiva». Un complemento al que al final todos se acaban acostumbrando.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Aumenta el uso de la mascarilla para realizar deporte en espacios abiertos