El calvario de un vecino de A Coruña exento de llevar mascarilla

Luis Varela asegura que ha reducido el número de paseos por la calle por los continuos reproches que recibe por no llevar el elemento protector y solicita algún tipo de distintivo que lo acredite

A Luis le han increpado por la calle por no llevar mascarilla
A Luis le han increpado por la calle por no llevar mascarilla

A Coruña / La voz

Luis Varela está cansado de que lo increpen en la calle. Raro es el día en el que no se cruza con alguien que le llama la atención de viva voz por transitar por la vía pública sin llevar la mascarilla de protección, obligatoria para casi todos los gallegos desde finales de junio. «Sientes que te están acribillando. Hay veces que me gritan desde la otra acera», reconoce. Pero este vecino de la ronda de Nelle entra en ese pequeño grupo de personas que están exentas de llevarla por prescripción médica. En su caso, su utilización podría incluso empeorar un problema que padece relacionado con la apnea del sueño y que le obliga a dormir todas las noches enchufado a una máquina. «Cuando me pongo la mascarilla lo paso fatal. Probé ya con todos los modelos y tipos que encontré en el mercado y no hay forma. Siento que me ahogo», explicó en el programa Voces de A Coruña, de Radio Voz.

Asegura que las llamadas de atención constantes que recibe, incluso cuando está en compañía de su pareja y sus hijas, le han llevado a reducir el número de salidas a la calle. «Vas con miedo. Evito pasear para no tener que pasar por eso y prácticamente solo salgo a la calle para ir a trabajar. Al súper y al mercado ya no voy desde hace tiempo», admite. «Uno ya tiene una edad y la gente debería pensar que si no llevo mascarilla, por algo será. Pero se confunden y piensan que lo hago por chulería. Y no es así», reflexiona.

Para Luis Varela la solución a esta situación pasa por contar con algún distintivo como «una placa, un colgante o algo» similar al brazalete verde que utilizaron las familias con niños con trastorno del espectro autista que salían a la calle durante el confinamiento.

El fin de semana pasado fue requerido por unos agentes de la Policía Local después de que un vecino los alertase de que había un hombre en la plaza de San Agustín que no llevaba puesta la mascarilla. «Les enseñé la autorización médica y el DNI y se disculparon. Pero hay mucho falso enfermo por ahí», advierte. Sin embargo, cuando le increpan por la calle no se molesta en explicar su situación porque «a nadie le tiene que importar mi vida o mis enfermedades».

A pesar de que en su caso particular está exento de utilizar el elemento protector, se muestra favorable «al cien por cien con su obligatoriedad». Asegura que cumple con el mantenimiento de la distancia social y el lavado de manos a rajatabla e invita a reflexionar: «Cuando vean que gente que tenemos una edad no la llevamos, que no nos critiquen o nos miren mal. Que piensen que si no lo hacemos, por algo será».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

El calvario de un vecino de A Coruña exento de llevar mascarilla