Langosteira: el tren que frena un puerto

david garcía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

MARCOS MÍGUEZ

La falta de impulso a una conexión ferroviaria para la que hay proyecto desde el 2018 lastra las posibilidades de crecimiento de unas instalaciones portuarias que llevan ya ocho años operativas

05 jul 2020 . Actualizado a las 13:48 h.

El puerto exterior  de A Coruña suma casi ocho años en funcionamiento en los que no ha dejado de crecer tanto en instalaciones como en actividad, y muestra de ello son los 10 millones de toneladas de mercancías movidas desde el inicio. El continuo progreso contrasta con un lastre que arrastra desde sus primeros pasos y que es la falta de una conexión ferroviaria con la que trasladar mercancías y abrir nuevas vías de negocio. Una infraestructura que todas las Administraciones señalan como imprescindible y para la que ya está listo el proyecto, pero para la que faltan decisiones en firme por parte de las autoridades. 

Cuestión pendiente

Una inversión de 140 millones de euros. Aunque no se incluyó expresamente en el plan inicial del 2005 del puerto exterior, el enlace ferroviario y la conexión con la autopista y la autovía ya entraban en el futuro de la infraestructura. Pese a ello, 15 años después el tren no llega aún a Langosteira y no se sabe ni cuándo ni cómo lo hará, al contrario de lo que ocurre con la vía por carretera. De hecho, se desconoce quién pagará una obra que, según los últimos datos oficiales, rondará los 140 millones de euros. Esta semana el Adif aseguró que no será él quien aporte esos fondos. Este organismo y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana apuntan que será importante «el nuevo marco financiero plurianual 2021-2027 de la Unión Europea», además de los fondos comunitarios para reconstrucción tras el coronavirus.

Pasos sin resultados

El protocolo del 2018. La falta de novedades sobre el tren a Langosteira no es algo nuevo. Por ello, en el 2016, el Puerto decidió encargar el proyecto constructivo, que se finalizó dos años después y fue entregado a Puertos del Estado para su remisión al Adif. En el 2018, con la firma de un protocolo entre la Xunta y el Ministerio de Fomento, se estipuló que los 140 millones de la conexión los pagarían a medias entre el administrador ferroviario y Puertos, además de que se licitaría la obra en el primer semestre del 2019. Sin embargo, el cambio de Gobierno unos meses después dejó este acuerdo, que tenía que haberse convertido en convenio, en un intento por ahora fallido.