José María Calo: «Imos recuperar as cifras do ano pasado»

Con un negocio en expansión, la apertura de las heladerías augura que será un buen verano pese al parón


a coruña / la voz

Bico de Xeado está en expansión, la pandemia solo ha supuesto un pequeño parón para un negocio que arrancó en el 2011 con una fabricación piloto, que el tiempo y la respuesta del consumidor ha consolidado. «Nós, en principio, vémolo bastante ben», explica su responsable, José María Calo, sobre las perspectivas para el negocio en esta nueva normalidad. El hecho de que sus heladerías puedan funcionar sin terrazas ni sillas supone una ventaja en un momento en el que mantener la distancia física es necesario. La marca arrancó con la primera heladería en el 2015 en A Coruña y ahora cuenta con 12 en distintos puntos de la geografía española, sumando recientemente las de Gijón y Santander, además de un buen número de colaboradores, los últimos en Combarro, Vilagarcía y la costa de Levante. Calo explica que el ritmo de venta es bueno, exceptuando los casos de los establecimientos de Madrid, cuya desescalada es más lenta, y Santiago, donde se notó la bajada de estudiantes y peregrinos que ha registrado la ciudad. «O mes de maio veu con moito calor e superouse en ventas o doutros anos», explica, tirando de cifras y exponiendo con ello que ya hay negocios donde el ritmo de actividad ha vuelto con fuerza. «Perdemos a Semana Santa e a primavera, pero eu creo que imos recuperar, cando menos, as cifras do ano pasado», estima, aunque reconoce que el hecho de que no se sepa cómo será la evolución de la crisis sanitaria genera cierta incertidumbre. «Dependemos do tempo e da pandemia», puntualiza Calo, que apostilla que la meteorología juega, en su caso, un papel importante para darle salida a un producto artesanal que parte de las vacas, más de 400, que tienen en Miño y San Sadurniño.

«Tendo leite de calidade, era o momento de elaborar xeado de calidade», asegura y así fue como nació este helado artesanal con leche fresca pasteurizada. Bico de Xeado se puso en marcha en la granja O Cancelo, en Miño, un lugar desde donde la Cooperativa Agraria Provincial da Coruña realiza una apuesta «efectiva» por el sector lácteo gallego, mediante la búsqueda de nuevas fuentes de negocio para el trabajo y el asentamiento en el rural. Esa apuesta por lo propio también deja su impronta en sabores como helados de castaña, pemento de Herbón, café de pota, licor café o requeixón con figo caramelizado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

José María Calo: «Imos recuperar as cifras do ano pasado»