Tamara Pazos:« Hasta los 22 años no se está en el punto óptimo para decidir a largo plazo»

Asegura que el cerebro se entrena, y aunque la educación pueda marcar un cierto patrón, este se puede modificar a base de terapia. Lo que es irreversible es la huella que deja el alcohol o ciertas sustancias en él. «El daño es literal», dice esta coruñesa


Disfruta convirtiendo lo difícil en fácil, quizás por ello desde que terminó la carrera de Biología, Tamara Pazos Cordal (A Coruña, 1992) se ha volcado en la divulgación. Hizo un máster en neurociencia y se especializó en el comportamiento humano, una condición -dice- que si sabemos manejar nos puede ayudar mucho. A través de talleres, y de su cuenta de Instagram (@Putamen_t), que hace referencia a una parte del cerebro, intenta descifrarnos cómo funciona en conjunto.

-¿Por qué este empeño en la divulgación?

-No sabía lo que era hasta que una profesora de la carrera nos hizo ver la necesidad que hay de hacer cultura en ciencia, porque en nuestro país, y en Europa, hay mucha cultura de letras, pareces inculto si no sabes de pintura o de escritores, pero puedes decir veinte mil barbaridades sobre ciencia y no pasa nada, como que no es una cultura obligatoria. Cada vez esto se está cambiando más, y encima si hablamos de la ciencia que nos afecta el día a día, como la de la salud, del comportamiento o de la psicología, es útil. Además, de toda la vida me gustó mucho explicar, intentar hacer fácil una información difícil, lo disfruto, y me gusta aprender cada vez que hablo de un tema en un vídeo o en un taller. Es una forma de mantenerte activo.

-¿Se dicen más barbaridades de ciencias que de letras?

-Teniendo en cuenta que existen terraplanistas, hay partes de la ciencia que no quedan bien asentadas en la educación, aunque sea un movimiento estadounidense también hay seguidores aquí en España, lo que demuestra que falta base científica en la educación.

-¿Un problema de base o de comprensión?

-También, el problema de la ciencia es que no se explica de forma atractiva. Era un problema que yo tenía, estudiar Física me costó muchísimo, Bioquímica en la carrera una barbaridad. Y ocurre otra cosa, pensamos que el que sabe mucho, sabe explicarlo, y no es así. Hay veces que alguien que sabe menos, si te lo sabe traducir y explicar, es mucho más útil.

-Uno de los temas que tú has tratado de acercar a la gente es la toma de decisiones y la impulsividad.

-El hecho de entendernos como especie, de cómo tomamos las decisiones a nivel cerebral, nos puede ayudar en muchos aspectos de la vida: a ser menos impulsivos, a tomar mejores decisiones, por ejemplo, respecto a las drogas, en momentos de pasión, en relaciones que pueden marcar a largo plazo... Yo no soy psicóloga, pero insisto mucho en los vídeos en que el cerebro se entrena. Pensamos: ‘Es que soy así’. Obviamente, la educación que has recibido ha marcado unos patrones cerebrales, eres como eres y hay una base para eso, pero te puedes volver menos impulsivo entrenando esas conductas. La toma de decisiones a largo plazo que está localizada en nuestra frente, en el córtex frontal, se entrena literalmente desde niño.

-Cuando hablas de entrenar, ¿una persona con 65 años puede cambiar?

-El cerebro cuando aprendes se modula, pero, igual que con el resto del cuerpo, con la edad perdemos esa capacidad de modulación. Con respecto a la conducta, los psicólogos saben cuáles son las mejores terapias para cambiar. Si tú sabes que eres impulsivo y entrenas el hecho de que te salte esa alarma, es decir, ‘Soy consciente de que soy impulsivo, y esto lo tengo que razonar un poco más’, eso lo estás entrenando o, por lo menos, no estás dejando que se refuerce esa zona impulsiva.

-No todos somos igual de impulsivos.

-Hay dos formas de tomar decisiones: de abajo arriba, que es la impulsiva, y de arriba abajo, que sería: pienso y luego actúo. Cuando eres impulsivo, solo estás pensando en el placer del momento, anulas la toma de decisiones. La parte prefrontal del cerebro tarda mucho en madurar, hasta los 22 años esto no está acabado.

-¿Entonces hasta los 22 años las decisiones no son maduras?

-Hasta los 22 no estás en tu estado óptimo de tomar decisiones a largo plazo. El sistema impulsivo aprovecha cuando se relaja la parte prefrontal, y si la tienes incompleta, es como si estuviera relajada. Los niños o los adolescentes son más impulsivos, piensan en la recompensa de ahora sin mirar las consecuencias, y no lo hacen por ser gamberros, es que biológicamente son así. ¿Me compensa estudiar o ver a mis amigos? A no ser que esté muy entrenado o que te hayan educado de una forma muy concreta, vas a pensar siempre: ‘Ya estudiaré’. Y si encima en la etapa adolescente pruebas drogas o alcohol, vas a perjudicar más tu corteza prefrontal, y cuando seas adulto lo vas a tener complicado, porque va a estar dañada y tampoco vas a tomar buenas decisiones.

-¿Viendo como una persona toma decisiones, se puede saber si ha consumido drogas?

-Es muy complicado, porque hay muchos otros factores de desarrollo, de educación o de ambiente que influyen en cómo se va desarrollando esa toma de decisiones más impulsiva. Es cierto que hay pruebas cerebrales que pueden dar pistas, porque hay zonas muy típicas del consumo de marihuana (lóbulos laterales), del alcohol (la corteza prefrontal)... Un experto sí que puede decir: ‘O tuvo un problema de desarrollo muy gordo en esta área del cerebro o ha estado muy sobreexpuesto a este tipo de sustancias’, porque dejan huella, es un daño literal.

-En otro de los vídeos explicas cómo se comportan las hormonas a medida que vamos conociendo a una persona, ¿no?

-Sí, al principio de una relación se segrega mucha dopamina, una etapa muy impulsiva, porque está muy relajada la corteza prefrontal. Cuando te separas y te vas a tu casa, tienes un bajón, es el momento de ‘quiero verlo, quiero estar con él‘, realmente es como una droga, estar con él te da mucha dopamina y cuando no estás, se segrega noradrenalina, que produce estrés.

-¿El momento óptimo del cerebro?

-Depende de para qué. Voy a hacer un vídeo de videojuegos, porque hay muchos jugadores profesionales que se retiran con 23 años, porque la pérdida de reflejos a esa edad es notable, igual que los futbolistas a los 30. Sin embargo, para un tipo de tareas ejecutivas, igual una persona de 40 es más óptima que una de 20. En general, a partir de los 60 se nota el deterioro, sobre todo de reflejos. A nivel psicomotor es donde más se nota.

-¿Es cierto que nacemos con x neuronas, y que solo van a menos?

-Nos educaron muy en esto, pero cuando estudias descubres que hay zonas concretas que tienen más capacidad de regeneración, y de neuroplasticidad, y hace que se puedan compensar unas por otras. Ahora bien, si bebemos alcohol o tomamos sustancias tóxicas que dañan la corteza, por mucha plasticidad que haya, eso no se arregla.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Tamara Pazos:« Hasta los 22 años no se está en el punto óptimo para decidir a largo plazo»