Una vecina tras la disputa contra los okupas de Palavea: «Te dicen que te van a arrancar la cabeza, que te van a quemar la casa»

Un grupo de residentes en el barrio acudieron a pedirles pacíficamente que se marchen, pero la respuesta fueron amenazas


A Coruña

La policía acudió este martes a Palavea después de que un grupo de vecinos del barrio solicitase su presencia después de ser amenazados por los okupas con los que mantienen una tensa relación. Más de una treintena de personas se acercaron hasta el inmueble, ubicado en la parte trasera del centro cívico, para solicitarles pacíficamente que abandonen el edificio, pero la respuesta que se encontraron fue del todo menos amistosa.

«La conversación fue subiendo de tono y tuvimos que avisar a la policía», explica un vecino, que señala que están «hartos de las continuas amenazas» que sufren tanto adultos como menores además de otras molestias como «insultos y golpes en las puertas y paredes». La presencia policial sirvió para calmar un poco los ánimos, pero no para responder a las demandas de los vecinos, que piden a las autoridades que «actúen».

«Seguimos con el miedo en el cuerpo. Cualquier ruido que escuchas ya estás en modo de alarma»

La situación está tan al límite que una de las residentes tuvo que ser atendida en un centro médico al sufrir un ataque de ansiedad. «Yo estuve muy angustiada porque tenía a mi padre ahí, entonces me atendió un agente y me dijo que fuera al hospital que tenía un cuadro de ansiedad», señaló este miércoles a Radio Voz. «Seguimos con el miedo en el cuerpo. Cualquier ruido que escuchas ya estás en modo de alarma», añadió la mujer, que optó por mantener el anonimato ante el temor a una represalia.

Estos okupas llevan varios años en el edificio y la convivencia nunca fue fácil, pero los vecinos aseguran que en los últimos meses «ha ido a peor». «El barrio está muy harto, es un estrés constante», apuntan, al tiempo que critican que la policía no tome medidas más contundentes y solo les pide que «denuncien continuamente», algo que también tenían previsto hacer en esta ocasión. El sábado pasado hubo una concentración liderada por la asociación vecinal para pedir que se ponga fin a esta situación.

«Esta mañana ha vuelto a increpar a algún vecino, ha amenazado a otros y se ha pasado por algunas casas silbando y diciendo 'aquí estoy yo'»

Pese a la intervención policial de casi una hora para calmar los ánimos, este miércoles por la mañana ya volvían a producirse encontronazos con el patriarca de los okupas: «Esta mañana ha vuelto a increpar a algún vecino, ha amenazado a otros y se ha pasado por algunas casas silbando y diciendo 'aquí estoy yo'», indicó una vecina al programa Voces de A Coruña. «Te dicen que te van a arrancar la cabeza, que te van a quemar la casa... Han intentado entrar en las casas bajas que están cerca del edificio. Ves que esta gente no atiende a razones», lamenta.

El último okupa del barrio coruñés de A Zapateira dice que abandonará el chalé en los próximos días

Emiliano Mouzo

Los vecinos temen represalias de otros asaltantes o que entren en más viviendas

En la tarde noche del pasado domingo fue posible recuperar uno de los dos chales okupados en A Zapateira, el número 31 de la avenida de Nueva York. Fue posible gracias a una llamada vecinal alertando de la salida de los asaltantes, la intervención de la Policía Local y que la propietaria de la vivienda acudió con vigilantes de seguridad para custodiar la casa.

Pero otra casa de lujo, la número 34 de la calle Aguaceros, frente al colegio Andaina aún continúa okupada por uno de los miembros de una familia. Este joven, Rafael, contó en la mañana de este martes que también abandonaba la vivienda.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Una vecina tras la disputa contra los okupas de Palavea: «Te dicen que te van a arrancar la cabeza, que te van a quemar la casa»