Tensión entre percebeiros y bateeiros en la Torre: «Te voy a abrir como a un congrio»

La cofradía coruñesa pide que se respete su «principal banco»


La Voz

El conflicto entre bateeiros y percebeiros tuvo como escenario el entorno de la torre de Hércules, donde se presentaron unas cuarenta personas para coger mejilla de la zona de punta Herminia, debido a la carestía que registran las zonas de extracción habituales, como Sanxenxo. «Arrastran el percebe a la vez que cogen la mejilla. Entran desde los menhires hasta la caracola y dejan la piedra totalmente blanca en el que es nuestro principal banco», denunciaba ayer en Radio Voz el patrón mayor de la cofradía de A Coruña, Felipe Canosa, que reclamó una regulación más exhaustiva de las zonas de costa para evitar estos encontronazos: «Hasta donde sabemos, tienen sus permisos para trabajar en toda la costa. Pero todos tenemos que vivir, en Galicia hay muchos kilómetros de costa donde no hay percebe y sí mejilla, tendrán que apañar con eso. Los dos colectivos tienen que vivir y convivir, ya que somos fuente de trabajo y riqueza. Tenemos que estar orgullosos del mejillón gallego, pero también del percebe. No hay en el mundo producto como el de aquí».

En estos momentos, los percebeiros no tienen posibilidad de extraer el crustáceo «porque no hay a quien vendérselo con la hostelería cerrada», aseguró Canosa.

La tensión entre ambas partes hizo necesaria la presencia de Gardacostas y Policía Nacional: «A un chico de la cofradía le sacaron el otro día un cuchillo y lo amenazaron diciéndole: “Te voy a abrir como a un congrio”», aseguró Canosa.

La pasada semana se celebró una reunión para intentar evitar conflictos de este tipo en la que estuvieron presentes cofradías, asociaciones de bateeiros y la propia Consellería do Mar: «Parecía que se había logrado un principio de acuerdo, pero vemos que no se está cumpliendo», apuntó el patrón mayor de la cofradía de A Coruña.

Por su parte, los bateeiros defendieron su labor afirmando que no tocan el percebe y que son algunos percebeiros los que cogen mejilla que luego venden.

El conflicto de la mejilla se recrudece: bateeiros denuncian a percebeiros

m. torres/ r. estévez/ x. ameixeiras/ s. serantes
La Guardia Civil intervino en la tensa confrontación vivida ayer en A Guarda
La Guardia Civil intervino en la tensa confrontación vivida ayer en A Guarda

Opmega solicita a la consellería que delimite sobre plano dónde no se puede extraer

Se recrudece la batalla entre los bateeiros y los percebeiros por la extracción de la mejilla. Encabezados por la patrona mayor, unos treinta mariscadores se enfrentaron este lunes a mejilloneros cuando extraían cría en A Guarda. Menos mal que intervino la Guardia Civil, porque se vivieron momentos de gran tensión. Tanta que productores de mejillón acabaron denunciando a mariscadores ante la Guardia Civil. Según los bateeiros, tampoco les permitieron trabajar en otros puntos de la costa gallega.

Pese a las agudas discrepancias entre ellos, coinciden en apelar a la Consellería do Mar, que ya medió entre sus representantes y logró un preacuerdo provisional según el cual nadie recogería mejilla en zonas en conflicto. Las federaciones de cofradías de A Coruña y Pontevedra lo aceptan. Opmega, la principal organización de productores de mejillón, acordó este lunes solicitar a la Mar que delimite sobre plano las zonas donde se les prohibiría a todos extraer cría de mejillón hasta el 30 de junio, cuando remataría la campaña actual. Ricardo Herbón, su presidente, añade que seguirían negociando una norma para la próxima. Hoy volverán a intentar recolectarla, recordando el pacto de «facilitarnos o traballo». Nadie quiere peleas «porque pode chegar a haber un problema moi grande».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Tensión entre percebeiros y bateeiros en la Torre: «Te voy a abrir como a un congrio»