Los empresarios de las gasolineras cifran la caída de ventas en un 90 %

Elena Silveira
elena silveira A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

César Quian

«Hay gente que solo viene a repostar 10 euros para salir de casa con el coche», dice un empleado de estación de servicio

02 abr 2020 . Actualizado a las 16:33 h.

«No hay coches en las carreteras, por lo tanto no hay coches en las gasolineras». Manuel, empleado de una estación de servicio del área metropolitana coruñesa resume de esta forma la situación que están viviendo en las empresas que se dedican al suministro de combustibles. «Por ahora vamos resistiendo porque somos un servicio básico y no podemos cerrar, pero no sabemos cuánto tiempo se va a poder prolongar esta situación», explica.

 Descenso de ventas

Antonio González, gerente de varias estaciones de servicio en A Coruña y la zona de Espíritu Santo, confirma que han registrado un descenso en las ventas de entre el 85 y el 90 %. «Estamos viviendo una situación muy complicada. En nuestro caso estamos intentando evitar un ERTE pero si esto continúa así no tendremos otro remedio», explica. El empresario dice que la mayor parte de los clientes que tiene en sus negocios corresponde al sector del transporte y que el parón se nota, sobre todo, en las estaciones del ámbito urbano. «Durante la semana vamos trabajando, con cifras residuales, pero vamos trabajando. Es diferente el fin de semana porque no viene nadie. Es como para cerrar».

Marién Castro, que despacha en la estación de servicio situada en la ronda de Nelle, muy cerca del hospital Modelo, confirma que atiende, como mucho, unos 30 clientes al día. «Y eso en una jornada con mucho movimiento», dice. Indica que los empleados están siguiendo las normas de seguridad e higiene: «Cobramos tras una mampara, desinfectamos el TPV después de cada uso, mantenemos las distancias de seguridad y los clientes no entran a las dependencias». Añade que, en general, la gente respeta las normas, pero también se ha encontrado la picaresca: «La mayoría viene a llenar el depósito o a repostar una cantidad fija, por ejemplo, 30 euros. Pero también hay clientes que vienen a repostar solo 10 euros para salir de casa con el coche», dice.

 Todos los negocios están igual

José, empleado en otra estación de servicio situada en la ciudad coruñesa, indica que al hablar con otros compañeros le han confirmado que todos los negocios del sector están igual.

«Es que ya no sale nadie, ni a la aldea, ni a hacer una excursión, ni a cenar... y como no necesitan el coche tampoco reponen el combustible. Ya veremos qué pasará cuando termine todo esto. Seguro que tenemos dos o tres días que no daremos a basto, porque todo el mundo estará deseando salir y disfrutar de la vida exterior. Saldremos todos como pollos sin cabeza», comenta sin perder el sentido del humor.

Lo que afirma José es obvio. El día que se levante el estado de alarma y todo el mundo salga a la calle, una de las primeras cosas que va a hacer es coger el coche y echarle combustible.

 Garantizado el suministro

Desde la multinacional Repsol explicaron que la compañía tiene 266 puntos de venta en Galicia y ayer por la tarde estaban todas abiertas menos dos: una abanderada y otra un surtidor. Dentro de las medidas de seguridad por el estado de alerta que adoptó la empresa, los responsables destacan que todas las instalaciones están en modo autoservicio pero que se garantiza el suministro de los productos de las tiendas a través de las ventanillas.

«Además, Repsol cuenta con una aplicación de pago específica (Waylet) que permite al cliente abonar sin bajarse del coche para evitar contactos».