El gobierno local retrasa el cobro de los principales impuestos por la pandemia

El IBI podrá abonarse en octubre y la domiciliación del IVTM no se pasará hasta julio, entre otras medidas. El Ayuntamiento llegó a las vísperas de la pandemia con las cuentas en orden. El 092 ya ha puesto 103 denuncias por romper el confinamiento.


A Coruña

La alcaldesa, Inés Rey, anunció ayer una serie de medidas para reducir la presión fiscal sobre los vecinos mientras se afronta la pandemia del coronavirus.

La regidora, que compareció de forma telemática tras explicar las medidas a los portavoces de los partidos, detalló que se retrasa el período de pago de los principales impuestos, con el fin de amortiguar el impacto que el parón económico provocado por el estado de alarma está dejando en el bolsillo de los coruñeses.

Las principales novedades se producen en el calendario fiscal, que sufre cambios importantes.

IVTM. El período de pago voluntario del impuesto de circulación se situará entre el 2 de marzo y el 30 de junio. Las domiciliaciones no se pasarán hasta el 2 de junio.

IBI. El plazo para abonar el impuesto de bienes inmuebles, el que más fondos aporta a las arcas locales —más de 60 millones de euros— se amplia. Arrancará el 5 de mayo, pero no finalizará hasta el 13 de octubre. Las domiciliaciones serán el 6 de julio.

IAE y tasas. El impuesto de actividades económicas y las tasas de recogida de basuras, cementerios y aparatos de distribución se podrán abonar entre el 14 de septiembre y el 4 de diciembre. Los pagos domiciliados se cargarán en cuenta el 5 de noviembre.

IIVTNU. El impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos, más conocido como plusvalía. También experimenta cambios. El plazo para presentar las declaraciones devengadas con anterioridad al 14 de marzo del 2020 se ampliará hasta los 15 días posteriores a la vigencia del estado de alarma. En el caso de las ulteriores al día 14, el plazo para presentar las declaraciones se ampliará hasta un mes tras la vigencia del estado de alarma.

Otras medidas fiscales

Además, Rey anunció que de forma inmediata se procederá a dejar de cobrar las tarifas de las escuelas infantiles a las familias que cuentan con ese servicio. También se ordenará a Emalcsa que evite los cortes de agua mientras dure el estado de alarma, y se anularán todos los cobros de la tasa de terrazas durante el período de confinamiento

El paquete de medidas del gobierno local, aprobado por decreto del concejal de Facenda, José Manuel Lage, también prevé que las autoliquidaciones con fecha límite de pago anterior al 14 de marzo puedan abonarse hasta el 30 de abril; y las que tenían un límite posterior al 14 podrán pagarse hasta el 20 de mayo.

Además se ampliará hasta el 30 de abril el plazo de presentación de documentación que haya sido requerida antes del 18 de marzo.

Finalmente, las deudas notificadas o los fraccionamientos de pago concedidos antes del 18 de marzo quedarán de la siguiente forma. Los que estén pendientes de abonar hasta el 6 de abril, se ampliarán hasta el día 30; y los que deban pagarse antes del 5 de mayo, podrán esperar al día 20.

El Ayuntamiento llegó a las vísperas de la crisis con las facturas al día

En febrero, por tercer mes consecutivo, el Ayuntamiento pagó sus facturas por debajo de los 30 días que ordena la normativa vigente. Que se cumplan los plazos debería ser habitual en la Administración, pero en el consistorio coruñés se rompieron de forma habitual durante los dos últimos años, hasta el punto de que tuvieron que dedicarse a pagar deudas fondos que estaban destinados a obras públicas en los barrios.

La tendencia empezó a cambiar en diciembre del año pasado, cuando empezaron a tener efecto los cambios en el área de Facenda que habían sido aprobados durante el verano por el nuevo gobierno socialista. Esa reforma interna coincidió con un esfuerzo para regularizar la situación de numerosos servicios municipales, que se prestaban sin contrato porque el anterior ejecutivo no los había sacado a licitación dentro de plazo.

Esa circunstancia obligaba a la administración municipal a duplicar trámites, con el fin de legalizar las facturas irregulares generadas por los servicios sin contrato, lo que a su vez impedía pagar en fecha las facturas.

Pero las cifras volvieron a su cauce en diciembre, cuando por primera vez en diez meses se volvió a pagar en menos de 30 días. La mejora podría haber sido puntual —en diciembre, por el funcionamiento de la administración se suelen cumplir plazos— pero la tendencia se consolidó en enero y febrero, cuando apenas se alargaron los plazos, que siguen por debajo de los 23 días.

Esos datos suponen que el Ayuntamiento llegó con sus pagos al día a las vísperas de la epidemia del coronavirus, lo que a su vez facilitará la supervivencia de las compañías que tienen contratos con la administración local, ya que ingresarán sus facturas en un plazo de tiempo menor.

El gobierno local ha tomado además otras medidas de apoyo a las empresas, como modificar el período de pago del IAE, y aprobar un decreto que ordena el mantenimiento de todos los contratos vigentes. Esa resolución del concejal de Facenda, que ha sido elogiada por los sindicatos, garantiza que las firmas mantengan sus ingresos durante el período de confinamiento, lo que evitará que tengan que aprobar regulaciones de empleo.

La oposición apoya las medidas y se ofrece para avanzar más allá

Los grupos de la oposición mostraron ayer su respaldo a las medidas de alivio fiscal aprobadas por el gobierno municipal. El PP celebró que se haya atendido su propuesta de flexibilizar los períodos de pago. Los populares recordaron que ya el lunes presentaron 55 propuestas para amortiguar el impacto económico de la crisis, y señalaron que entre ellas se incluyen las aprobadas por el gobierno, al que ofrecieron su respaldo para continuar adoptando medidas en esa línea.

La Marea Atlántica planteó un «plan de choque social» para hacer frente a la pandemia, con mejoras en la atención a domicilio, el bonotaxi o las prestaciones para personas mayores, entre otras.

También el BNG mostró su satisfacción por la aprobación de iniciativas que hizo «canda outros grupos» en la anterior junta, y su portavoz, Francisco Jorquera, planteó que se estudien nuevas exenciones y rebajas fiscales con el fin de salvaguardar a los colectivos más vulnerables.

Ciudadanos también había defendido el lunes una reforma del calendario de tributos para reducir la presión fiscal en esta crisis.

Más de 100 multas por incumplir el confinamiento

La alcaldesa también traslado un mensaje de ánimo a los ciudadanos que afrontan la enfermedad o las limitaciones del confinamiento, y agradeció la colaboración de los vecinos en la aplicación de las normas del estado de alarma. Sin embargo, aunque señaló que los incumplimientos son una «anécdota» por su escaso número, la regidora subrayó la necesidad de cumplir con el confinamiento, e insistió en que la Policía Local, en colaboración con las demás fuerzas de seguridad, continuará persiguiéndolos.

Hasta la fecha, explicó, el 092 ha impuesto 118 multas por vulnerar el estado de alarma. Las sanciones han crecido con rapidez desde las 63 de principios de semana, un aumento que explicó porque durante la primera semana la policía puso el énfasis en advertir, antes que denunciar directamente las infracciones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El gobierno local retrasa el cobro de los principales impuestos por la pandemia