Paula Penabad, o cómo resucitar en el rali de A Coruña

A CORUÑA CIUDAD

Iago Lopez

Llevaba desde el 2012 sin competir y participó con Pato de pìloto, que no corría desde el 2015

03 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Llegué a parar toda mi existencia. Los ralis, las motos y el ciclismo de montaña eran el motor de mi vida. Y ya no quería ir a las carreras porque volvía llorando».

No fue sencillo para Paula Penabad Rego (Neda, 1980) superar los años oscuros tras el demoledor diagnóstico de tres hernias cervicales en el año 2012. «Estaba haciendo un café en la cafetería en la que trabajaba y me quedé tiesa. Ahí se detuvo mi vida», recuerda.

Pero ella, que vivió las carreras automovilísticas desde niña y se sumergió cada vez más con el paso de los años, perseveró. Lejos quedaba el año 2000 cuando debutó como copilota en el rali de Narón. O cuando, tras desarrollarse en las pruebas de Galicia, ganó con Ricardo Costa el Santo Tirso en el 2012. Claro que también tenía en su memoria cuando superó el accidente de tráfico del 2006 cuando simultaneaba cuatro empleos y su cuerpo dijo «basta» cuando iba al volante. Paula sabía que podía salir.