El presente de la vela avanza viento en popa

La escuela del Real Club Náutico de La Coruña continúa aportando generaciones de regatistas que mantendrán a España en la élite de la vela internacional


La Voz

La vela tiene futuro. Va viento en popa y su gran mascarón de proa es la escuela del Real Club Náutico de La Coruña (RCNLC, auténtica cantera de regatistas de alto nivel. Unos ochenta niños y jóvenes conforman el músculo de una academia de vela que ha visto crecer a campeones del mundo y olímpicos y que pasa por ser la más numerosa de Galicia, además de dominar el grueso de las competiciones a nivel autonómico (en el grupo de oro, 18 de los 65 componentes pertenecen al RCNLC, que además es el que más niños desplaza a las regatas, unos veinticinco).

Al frente se encuentra todo un mito de este deporte en Galicia, Francisco Javier Pérez Lafuente, Chuco (Vilagarcía, 1962), que lleva enseñando este deporte desde que cumplió la mayoría de edad y es, además, oficial nacional de regatas. La actividad es intensa en la formación, con una regata al mes y treinta barcos en acción, para elaborar un ránking interno. «Cuando hay nombres propios, es que hay un trabajo colectivo fuerte por detrás. Aunque una individualidad pueda ser cuestión de suerte, la constancia va más allá», analiza Chuco.

Precisamente, la perseverancia y la dedicación son cualidades que el responsable de la escuela del RCNLC atribuye a los jóvenes que apuntan a un futuro importante en la vela. «Porque este deporte es complicadísimo. A veces, el lógico cambio de clase puede atascársele a un joven, y estancarlo», apunta antes de un análisis crítico: «el deporte juvenil en Galicia tiene sus deberes por hacer, y la vela especialmente. A cada cambio de clase inducido por la categoría de edad se queda en el camino un alto porcentaje de regatistas, en ocasiones el 50 % y sobre todo en el último escalón, a categoría sénior. Para evitarlo, son muy necesarias la costumbre y la educación deportiva».

En el caso de las promesas más firmes del RCNLC, todo apunta a que su talento y dedicación les mantendrá en la vela durante largo tiempo. Ellos son los protagonistas, entre otros:

JAIME HERRERO

Progresión acelerada

El mejor clasificado del RCNLC en el ránking gallego de clase Óptimist (en la que el equipo del club coruñés es campeón autonómico). Su crecimiento en los apenas cinco años que lleva en la escuela ha sido exponencial. Del centenar de niños que compiten en Galicia, apenas los veinte primeros están en la selección y Jaime Herrero suele ocupar el top 10.

«Quiero superar mi debut»

Coruñés del año 2005, lleva desde los diez en la vela (natación, tenis, surf y skate son sus otras disciplinas, en menor medida), siempre en el RCNLC tras probar en un campus de verano. «Me encantó y me gustaría dedicarme a la vela, pero mantener siempre la ilusión y las ganas, aunque estudiaré una ingeniería naval», avanza. «Creo que puedo mejorar. De hecho, me propongo superarme tras mi debut en el Campeonato de España», reflexiona, al tiempo que destaca que de la vela le apasiona el contacto con el mar y que, si algo le da pereza, es navegar con mucho viento. «Quiero mejorar mi técnica y mi visión del campo de regatas, además de las salidas», analiza.

CARLOS BERMÚDEZ DE CASTRO

Intuición y cualidad innata

Es intuitivo y goza de cualidades innatas para la vela, con gran capacidad de adaptación a cualquier tipo de barco. Dio el salto desde Óptimist (era miembro de la selección gallega) a Láser 4.7. Es subcampeón gallego de catamarán, junto con su padre Chuny. Su progresión ha sido tal (ganó la segunda regata en la que participó) que es uno de los activos del RCNLC.

«Intentaré ir al Europeo»

Nació en el año 2004 en A Coruña y se inició a los 7 años de la mano de su padre con un Óptimist que tenían en Sada. «Me enganché desde el primer momento, y pronto me propuse tomármelo en serio. Si me condicionó mi padre, ha sido para bien. Tener una figura así en casa y que te pueda enseñar... eso me ayudó a decidirme», explica. «Mi intención es vivir de este deporte, pero soy consciente de que es muy difícil e implica trabajar mucho por ello», anuncia. También quiere estudiar una carrera relacionada con la Física. En el autoanálisis, cree que debe mejorar las salidas, pero considera que sus puntos fuertes son la técnica y la lectura de la evolución de la regata. Señala a los Nacionales que se disputarán en Carnaval y a finales de abril, ya que son clasificatorios para el Europeo y el Mundial. «Fui noveno el año pasado y me he adaptado bien a la clase, así que creo que puedo mejorarlo para acceder al Europeo», desea.

marta tábara

Dominadora del Láser 4.7

Campeona gallega y dominadora del Láser 4.7 autonómico, que en féminas es la clase preolímpica. Disputó la Christmas Race en Palamós, es fija en la selección gallega y encara el salto a Láser Radial, el barco olímpico femenino. Fue cuarta en el Nacional. Este verano afrontará el cambio a láser radial.

«Objetivo: Europeo y Mundial»

Esta coruñesa del 2003, empezó cuando solo tenía 6 años y se ve navegando toda su vida. Hilando a corto, expresa su objetivo: «Hacer podio en el Nacional de febrero y clasificarme para el Europeo y el Mundial». «A medio plazo, con el cambio de categoría, dominar el barco con todos los vientos pero, sobre todo, obtener buenos resultados en los Nacionales», añade. Sus pilares son la fuerza voluntad y la perseverancia cuando toma una decisión y se establece un objetivo. «Lo que más tengo que trabajar es ganar confianza en mí misma y ser más positiva», autoanaliza.

ROBERTO BERMÚDEZ DE CASTRO

De Inglaterra a los Juegos

El sobrino de Chuny es el actual campeón gallego de Laser Standard y ya ha empezado a entrenarse con el equipo nacional de la clase olímpica, aunque todavía es juvenil y estudia su carrera universitaria en Inglaterra. Participó en la regata internacional de clases olímpicas y juveniles Christmas Race en Palamós y lo hará en el Princesa Sofía en Semana Santa, referente de la vela nacional y prueba clave para configurar los equipos nacionales. Su progresión ha continuado tras el salto a la clase Radial, tras haber sido campeón de España juvenil de Snipe. Su palmarés es brillante en todas las categorías y por tramos de edad, incluidos puestos de élite en los Europeos y el Mundial de Radial.

«Veremos cómo evoluciono, hace falta dedicación y años»

Nació en el 2001 en A Coruña. Se inició con su padre y en Óptimist en la escuela del RCNLC con 8 años. Con 13 y tras ganar regatas y situarse entre los treinta mejores de España, el sobrino de Chuny Bermúdez de Castro se cambió a láser 4.7. Por el momento, intenta compaginar sus estudios universitarios en Inglaterra con la vela. «Dándole siempre prioridad a lo primero, y ya veremos cómo voy evolucionando», matiza.

«Mi objetivo inmediato es hacerme un hueco en el equipo nacional sub-21 de Láser Standard y hacer un buen papel en los campeonatos internacionales sub-21», adelanta, mientras se define como «un regatista equilibrado» y asume que le queda mucho margen de mejora: «He hecho alguna regata con gente que está peleando por ir a los Juegos y ahí ves que están varios peldaños por encima en todos los aspectos y que, para llegar hasta allí, hacen falta dedicación y años».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El presente de la vela avanza viento en popa