Caravana en Inglaterra

El matrimonio que durante dos años y medio vivió en la caravana de Marina Coruña ya está en Inglaterra, país donde residen y en el que lograron vender su casa con ruedas tras fracasar los intentos de compradores coruñeses por lo complicado del papeleo


a coruña

«Estuvimos muy bien en la caravana, pero no hay nada como dormir en tu casa», comenta desde el sur de Inglaterra la coruñesa Ana Pérez. Ella y su marido acaban de regresar a su domicilio británico tras dos años y medio viviendo en la famosa casa con ruedas que aparcaron en Marina Coruña el verano del 2017. Vinieron para estar cerca de unos familiares y, una vez cumplida la misión, decidieron poner a la venta la caravana y el vehículo que la transporta. Y sí, finalmente la vendieron, pero no cómo les hubiese gustado.

«Tuvimos que regresar con ella a Inglaterra, donde la compró una persona que vive en el norte del país y ya se la entregamos. Los interesados de A Coruña se echaban para atrás, no por el precio, sino por todo el papeleo que les exigían para legalizarla en España», asegura Ana. Hace unos días abandonaron nuestra ciudad en su casa con ruedas y tardaron cinco días en llegar a su destino. «Queremos dar las gracias a toda la gente de A Coruña que nos mandó mensajes y hasta cartas», afirma la protagonista de esta curiosa historia.

Dos años en una caravana en Marina Coruña

Pablo Portabales

Un matrimonio pretende venderla para volver a Inglaterra tras visitar a su familia

Cada vez que paso por allí me llama la atención. Es una caravana enorme, de las que se hacen más anchas. Como las que utilizan en las metas de las vueltas ciclistas o en otras grandes citas deportivas. Está aparcada en la explanada de Marina Coruña, donde suelen hacer escala bastantes personas que viajan en este tipo de vehículos. Pero están unos días y se van, mientras que la caravana de la que les hablo, pegada al dique de abrigo, no se mueve. Sabe Dios cuánto tiempo lleva allí. «Pues la aparcamos en agosto del 2017, hace algo más de dos años», aclara su propietaria, Ana Pérez. Desde entonces vive ahí con su marido, el inglés Mark Goodson. «Estamos perfectamente. Tenemos de todo, aire acondicionado si hace calor y calefacción para combatir el frío. El baño es bueno y la habitación más grande que la de muchos pisos. Son 30 metros cuadrados. Tenemos de todo», relata esta mujer. Dice que, en lugar de al día, como el resto de caravanistas, pagan al mes. «Nos hacen un precio especial, pero tampoco un descuento tan grande», asegura.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Caravana en Inglaterra