Farmacéuticos contra «influencers»

Los boticarios combaten bulos como machacar pastillas, echarlas al champú o creer que se padece sintrom


Ferrol / la voz

Muchos farmacéuticos comienzan la jornada recetándose a sí mismos una dosis de paciencia para combatir las falsas creencias que escuchan a sus pacientes. A las de siempre se suman, además, las que propagan las influencers y que son las más peligrosas porque recomiendan un uso completamente equivocado de fármacos. «Una vez dos mujeres llegaron pidiendo hormonas, me extrañó y hablando con ellas descubrí que habían visto que provocaban el crecimiento del pelo y pensaban machacarlas y mezclarlas con el champú», cuenta Carlos Cobelo, farmacéutico en Caranza y uno de los que participa en el Proyecto Conóceme, que trata informar a los adolescentes sobre el buen uso del medicamento en los institutos.

En este caso no había riesgo para la salud, pero otra boticaria, Nina Vilasuso, asegura que compañeros de A Coruña ya se han topado con casos de jóvenes que piden un colirio para tratar el glaucoma por los efectos secundarios que produce en las pestañas: «Efectivamente provoca que crezcan más y más espesas, pero también de una forma más disparada y produce otros efectos secundarios como oscurecer el ojo hasta extremos que uno claro puede terminar de color negro», explica otra de las integrantes del comando que difunden los contenidos de una guía para el uso adecuado de los medicamentos en los centros escolares. «Los profesores nos dicen que es una formación que deberíamos haber empezado antes y que incluso tendría que extenderse a edades más tempranas, porque muchos ven normal tomar un ibuprofeno de 600 para un simple dolor de cabeza», apuntan precisamente sobre las creencias que son más peligrosas, las que afectan a medicamentos sin receta que suelen estar en cualquier casa.

Niños con Lexatin

«En cada clase a la que vamos nos encontramos a niños que toman fármacos para la ansiedad o la depresión -destaca Nina-. La verdad es que nos quedamos un poco a cuadros cuando al escribir los tratamientos que tienen nos preguntan cómo se escribe el Lexatín». A veces tratan de cambiar errores que han visto en sus propias casas, como machacar pastillas para tragarlas mejor, tomar dosis calculadas por ellos mismos como un sobre y la mitad de otro o seguir consejos de espacios donde no hay formación médica, como centros de belleza. «Hay lugares en los que recomiendan la aplicación de pomadas como antes de una sesión de depilación, porque se trata de un anestesiante, pero no se puede usar así la ligera, ya que ha habido casos en los que ha generado problemas cardíacos, como le sucedió a una chica que la aplicó por todo el cuerpo», detalla una de las boticarias de la comarca ferrolana.

Casi todos los farmacéuticos coinciden en que se ha perdido el respeto a los medicamentos: «Los hay muy buenos, pero no se puede abusar, por muchas razones: para empezar porque se crea una dependencia y una tolerancia, además de los efectos secundarios», explica Cobelo que recuerda que el abuso de un medicamento tan común como el ibuprofeno puede generar gastritis y otros padecimientos.

La labor docente de los boticarios ha llegado a muchos institutos (casi 800 alumnos incluso de Betanzos) y están abiertos a que los llamen de más centros. Sin embargo, recuerdan que cada jornada tratan de hacer lo mismo en el mostrador de sus establecimientos, donde todavía hay mucha gente mayor que se hace un lío con el tratamiento no ha entendido bien su dolencia: «Con una señora mayor llegué a tener un diálogo de besugos porque le preguntaba si sabía para qué tomaba el Sintrom y ella me insistía que lo que tenía era esa enfermedad: el Sintrom», recuerda Nina Vilasuso, que regenta una farmacia en Mugardos y durante años estuvo en la de Monfero. Otro de los casos de grave confusión con los que se topó fue del una señora que se colocaba una pastilla contra la osteoporosis debajo de la dentadura y terminó con un agujero en la encía.

Noa Rey tiene su farmacia en plena avenida de Esteiro y reconoce que se ha quedado estupefacta con varias prácticas de clientes suyos: «Son muchos los que me hablan de la cebolla en la mesilla contra el resfriado, algo que no tiene ninguna base científica; pero es que me han llegado a pedir Vicks Vaporub para echárselo en los pies y ponerse calcetines encima, porque se supone que así se quitaban la tos, cosa que no tampoco tiene evidencia científica alguna y otro remedio peligroso contra el que he tenido que advertir es el de una señora que usaba Betadine para prolongar el moreno, todo un peligro para la piel».

Los alumnos que han participado en las charlas se muestran muy interesados

Una guía de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria aclara los errores más frecuentes

Bea abelairas

Los farmacéuticos están desarrollando en la provincia un proyecto que nació en Navarra, fruto de la iniciativa individual de una boticaria y lo adoptó la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria. Van a los institutos donde dan una charla sobre el uso de los medicamentos que suele hipnotizar a los estudiantes, que se han mostrado muy interesados en este tipo de información. Desmienten bulos y dan muchos consejos sobre la interacción de fármacos con las drogas, por ejemplo. Y la visita no se queda ahí, los farmacéuticos regresan al cabo de varias semanas para comprobar si han calado sus mensajes. El mapa de los errores más frecuentes formará parte de un estudio.

¿El ibuprofeno se toma de pie o acostado?

Los medicamentos se toman de pie o sentado, nunca acostados. En algunos casos, como el ibuprofeno, se debe mantener la posición erguida varios minutos.

¿Medicamentos en el baño?

Hay que comprobar las condiciones que marcan en cada caja: deben guardarse en un lugar fresco y seco. La cocina y el baño no son lugares adecuados por los cambios bruscos de temperatura y humedad. Unas malas condiciones pueden convertirlos ineficaces y añadir riesgo de efectos indeseados.

¿Y si se toman otros tratamientos alternativos?

Hay que comunicarlos al médico y al farmacéutico si se toman otros medicamentos, vitaminas, plantas o complementos, según uno de los muchos consejos de una guía que ha elaborado la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Farmacéuticos contra «influencers»