Rogelio Rey: «Cun fardo de pneumáticos que atopei en Barizo comprei o primeiro clarinete»

Personas con historia | Estuvo 52 años en la orquesta Finisterre y 45 en la banda de música municipal de A Coruña


carballo / la voz

Tiene 91 años y se conserva de maravilla. Es coqueto y elegante. Debe ser la música que ha corrido, y que todavía corre, por sus venas. Rogelio Rey Mesura, O Chino de Barizo, nació en Barizo (Malpica) en 1928. Sus padres, José y Manuela, eran labradores: «Meu pai gañaba a vida como podía: de labrador, nos percebes, coa música...». Precisamente la música fue lo que más les unió. Y todo debido a un golpe de suerte. O de mar: «Daquela era moi normal atopar fardos con cousas que caían dos barcos e chegaban ata a costa. Un deses fardos, que levaba pneumáticos de camións da guerra, atopámolo dous amigos e mais eu nunha lancha en Barizo. Collémolo e vendemos os pneumáticos. Cos cartos que me deron meu pai díxome de comprar na Coruña un clarinete. Custoume daquela 500 pesetas».

Claro que la simbiosis entre él y el clarinete llevó su tiempo: «Ao principio só sabía tocar unha nota. Un día, nunha festa, unha señora díxolle ao meu xefe que eu tocaba moi ben, de marabilla, cando eu simulaba tocar o clarinete», comentó entre risas.

Rogelio Rey sufrió en sus propias carnes uno de los episodios que más marcaron su vida. El rescate de un percebeiro: «Tiña 9 anos e eu ía nunha lancha, preto das rochas. E escoitei: “Home á auga”». Y añadió: «Meu pai, que estaba nas pedras, berroume que fora rescatar a aquel home. Vin como saía da auga unha vez, dúas veces, pero non houbo unha terceira. Metinme como puiden na auga e saquei a aquel home, que afogaba seguro». Desde aquella, siempre se mostró reticente a comer percebes: «Lembro o rescate daquel home e non lles teño moito aprecio», admitió.

Su primera banda

Rogelio Rey entró con 14 años en la Banda do Basilio de Corme, donde ya estaba su padre. De ahí pasó a la Banda do Gamallo, también cormelana. Después se incorporó a filas, en la marina. Le tocó en Ferrol y por aquel entonces ya era un virtuoso del clarinete. Incluso un capitán le propuso reenganchar su carrera militar a través de la música. Pero Rogelio rechazó la propuesta: «Díxenlle ao capitán que nin por todas as estrelas que levaba no traxe quedaba eu na mariña».

Regresó a su Barizo natal. Bueno, a su Barizo natal y a A Campara (Ponteceso) donde residía «unha muller fermosa»: Teresa Varela Pose, su entonces novia, y posteriormente mujer. Sus suegros le propusieron quedarse a vivir en A Campara: «Dixéronme de facer alí unha casa, pero díxenlles que non. Que ía comer? A casa? As paredes? Non, quería un futuro mellor para a miña familia».

Cogió los bártulos y se fue para A Coruña. Hizo oposiciones para entrar en la banda de música municipal como clarinetista: «Quedei de interino ata que saíu a praza de saxofonista e quedei fixo». Pero claro, en aquellos inicios de los 50 de plena autarquía vivir de un solo empleo era complicado Y es cuando surgió la opción de formar su propia orquesta. «Había unha que lle chamaban Os Trovadores. Un bo día unha parte dos músicos marcharon formando entón Pucho Boedo e os novos Trovadores. Os outros formaron Fernando y su Orquesta». Rogelio Rey se aprovechó del nombre de Fernando para rebautizar el grupo: «Todo tiña o efe de Fernando: os atrís, os papeis... Entón, para facilitar as cousas, decidín poñerlle Orquesta Finisterre».

Los primeros tiempos fueron complicados para sus 12 integrantes, entre ellos Rogelio Rey: «O furgón rompía, faltaban músicos, fallaban os altofalantes, chegabamos tarde a moitas festas, as estradas eran malísimas... Lembro nunha ocasión que á misa do mediodía chegamos case ás dez da noite». Todo eso cambió cuando llegaron las míticas DKV Mercedes: «Comprara unha a prazos e dende aquela moitos dos problemas acabáronse».

Rogelio se define como una persona seria, trabajadora, honrada y nada amiga de los excesos cuando se está trabajando: «Odiaba cando un músico bebía alcol nas verbenas cando se ía tocar. Non o soportaba. Nunha festa atopeime con cinco compañeiros completamente bébedos. Paseino moi mal. Non me diga como, pero aquela noite salvámola como puidemos. Ao rematar díxenlles sinalando co dedo: “Ti, ti, ti, ti e ti non tocades máis comigo”». Pero claro, al día siguiente había que actuar y faltaba casi la mitad de los integrantes de la Orquesta Finisterre: «Fixen chamadas telefónicas, incluso ás cinco da madrugada, para poder completala con músicos doutras orquestras. Ao día seguinte logramos sacar adiante a actuación».

Rogelio Rey permaneció 52 años en la Orquesta Finisterre y 45 en la banda de música municipal. Compaginó su experiencia y pasión por el clarinete y el saxofón con el acordeón. Ya jubilado, regresó a Ponteceso, donde dio clases durante tres años en la recién creada escuela municipal. Ahora se dedica a disfrutar de la música desde la barrera. Y tiene un nuevo ídolo: su nieto Santiago Lago Rey, de 24 años. «É un trompetista marabilloso e moi estudoso», dijo con orgullo de abuelo. Le sigue a todas partes siempre que puede. Lo que ya no le gustan tanto son las orquestas de hoy en día: «Todo é prefabricado e gravado, vese ben que non tocan, eu fíxome ben como poñen a boca, os dedos... Moitos non tocan, para min non é musica. Música era o que faciamos nós», sentenció.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Rogelio Rey: «Cun fardo de pneumáticos que atopei en Barizo comprei o primeiro clarinete»