«Hubo momentos que parecía que estábamos en Libia»

Treinta agentes de la UIP desplegados en Barcelona regresaron a A Coruña entre gritos de ánimo y aplausos


La Voz

Quien más y quien menos soltó una lágrima. Hombres como castillos no pudieron reprimir el llanto de emoción al ver la gente que los esperaba a las puertas del cuartel coruñés de Lonzas. Fueron treinta los agentes desplazados de la Unidad de Intervención Policial de A Coruña los que estuvieron tres semanas en Barcelona para mantener el orden y regresaron este martes a sus casas para descansar unos días. Llegaron en ocho furgones recibidos entre aplausos por más de dos centenares de personas, entre familiares, amigos, compañeros y ciudadanos en general que quisieron rendirles un cálido homenaje por lo que han tenido que pasar y por lo que les espera. La misión no ha terminado. La retomarán en unos días. Dentro de una semana regresarán a Cataluña para que otros compañeros que ahora están allí puedan descansar.

;
Policías de la UIP de A Coruña fueron recibidos por más de 200 personas Policías de la UIP de A Coruña fueron recibidos por más de 200 personas

Este martes se vivieron momentos de gran emoción. Ninguno de los agentes quiso hablar en público de lo que allí vivió. Ya en privado, se soltaban. Aterrados por la violencia con la que se encontraron, uno de ellos contó que uno de los días más conflictivos, cuando se acostó, le vinieron a la cabeza las imágenes que lleva años viendo en telediarios de rebeliones como las de Libia. «Parecía que estábamos en uno de esos países». ¿Temió por su vida? «No. Cuando trabajas y lo haces en equipo, no piensas más que cumplir con las órdenes y protegernos los unos a los otros». Durante las pocas horas de descanso que tuvieron «sí que uno piensa en lo que le pudo haber pasado, en esa piedra que te pasó a milímetros, en esa llama que prendió en el uniforme», añadió emocionado. ¿Dispuesto a volver? «Por supuesto. Pero ahora hay que descansar y tranquilizar a la familia, que lo pasó muy mal». 

Otro de los policías desplazados echó en falta en determinados momentos más apoyo. «En muchas ocasiones nos veíamos sobrepasados por la situación de violencia y nos hubiese gustado que fuésemos muchos más. No para responder a la violencia o a las constantes provocaciones, sino para cumplir mejor con nuestro trabajo minimizando los riesgos, nuestra seguridad e incluso la integridad de los manifestantes».

En total, hay 170 agentes de la Policía Nacional de Galicia en Cataluña, tres grupos pertenecientes a A Coruña y dos a Vigo, recordó este martes la secretaria provincial del Sindicato Unificado de Policía, Sandra Castro. Respecto a lo que allí están padeciendo, dijo que «nunca jamás habían visto semejante brutalidad contra ellos, ni el 15-M, ni en la operación Copérnico en el 2017, ni con minería, ni con astilleros».

Destacó además que sus jornadas en Barcelona han sido de 15 a 17 horas «y no son relajadas porque han soportado agresiones, pedradas e intentos de herirlos».

Además, ha denunciado que el pasado viernes tuvieron «la tanqueta de agua aparcada» sin poder utilizarla cuando «era un medio necesario para disuadir a la masa que allí había concentrada», por lo que ha pedido que «les dejen usar todos los medios que tienen a su alcance». «La moderación lo único que nos puede traer son problemas y heridos», lamentó la responsable provincial del SUP.

En cuanto al agente gallego que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por una fractura en el húmero, Castro ha informado de que «evoluciona bien», y sobre el otro policía gallego herido dijo que «va mejorando». Por su parte, el secretario regional de la Confederación Española de Policía, Borja Varela, ha manifestado que algunos «llevan muchísimos años en la unidad y no recuerdan una situación de esta violencia».

El policía vigués herido en Barcelona sale de la sedación y ya reacciona a estímulos

E. V. Pita
;
Nuevas imágenes de la agresión que dejó a un policía nacional herido muy grave El agente, de Vigo, continúa ingresado en la UCI del Hospital Sant Pau de Barcelona.

Iván A.F. permanece en la uci y su compañero coruñés lesionado será trasladado en una semana a Galicia

Los dos agentes de la octava Sección de la UIP hospitalizados en Barcelona tras ser heridos el viernes en los disturbios, evolucionan favorablemente, según indicaron fuentes del sindicato SUP.

El antidisturbios vigués Iván A.F., de 41 años y padre de dos hijos, ha salido de la sedación en la uci y su evolución es favorable. Responde a los estímulos y entiende cuando le hablan aunque todavía se encuentra bajo los efectos de la sedación. Sigue con respiración asistida.

El policía coruñés, Ángel, fue intervenido ayer. La operación salió según lo previsto. Los médicos le han colocado una placa y seis tornillos. En unos días será trasladado a Galicia.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

«Hubo momentos que parecía que estábamos en Libia»