Esther Diz: «Internacionalizarse es algo más que exportar productos»

Susana Luaña Louzao
Susana Luaña REDACCIÓN / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Ángel Manso

Se forjó recorriendo el mundo y en Estados Unidos encontró su oportunidad en el asesoramiento a empresas que querían recalar en el mercado americano. Así fue cómo su firma, Cova Solutions, se convirtió en una referencia para la internacionalización. De vuelta a Galicia se especializó en la formación, porque cree que el empresario español desconoce todavía las claves del mercado global

13 oct 2019 . Actualizado a las 05:05 h.

La inquietud y las ganas de conocer mundo llevaron a Esther Diz (A Coruña, 1979) a ser una de las primeras alumnas que accedieron al programa europeo LAE Europa, una formación multidisciplinar de lenguas aplicadas a la economía y al derecho. Estudió en Francia e Inglaterra y se formó en márketing y finanzas a la vez que mejoraba sus competencias en idiomas, hasta el punto de que hoy se expresa a la perfección en cuatro lenguas. Esa formación fue fundamental a la hora de crear su empresa, Cova Solutions, que ofrece servicios a las firmas españolas que buscan implantarse en Estados Unidos.

-¿Cómo recaló usted en Estados Unidos?

-En Francia conocí a mi marido, que estaba estudiando otro programa de formación. Él es de la zona de Chicago y pasamos una temporada distanciados, yo iba en vacaciones y cuando podía. La víspera del atentado de las Torres Gemelas, por ejemplo, estábamos allí, en Nueva York, y cuando cayeron las torres yo estaba volando a Liverpool. Nos casamos un poco por obligación, por los visados. A los 24 años yo ya estaba viviendo allí.

-¿Por qué decidió crear allí su empresa?

-Por el entorno. El ambiente allí es muy emprendedor, todo son facilidades y no hay barreras al emprendimiento, con un ordenador y 500 euros constituyes una empresa. Y si eres joven, mujer e hispana tienes derecho a una serie de ayudas. A mí me llamaron para la campaña de Hillary Clinton. Cuando me vi delante de ella, no me lo podía creer. Yo había trabajado en una agencia de comunicación internacional en la que aprendí mucho, y por eso me animé a crear mi propia empresa, y me fue muy bien, enseguida empezamos a trabajar con multinacionales.