Solemne apertura del curso

En 1862 se inauguró el Instituto A Coruña en Herrerías con un discurso magistral ante autoridades y alumnos


Era la tradición. Se hacía en las Universidades y se extendió a la educación secundaria con la progresiva creación, a partir de 1835, de la red pública provincial de institutos. Estaba regulada por el Gobierno que, en diferentes reglamentos, especificaba las normas a las que se debía sujetar. En ellos se indicaba que el 16 de septiembre se celebraría la solemne apertura del curso escolar, que esta debía ser pública y a ella asistirían autoridades, profesores -con sus correspondientes togas, birretes, insignias de grados académicos y guantes blancos-, y alumnos, pronunciando un discurso el director o el catedrático encargado.

En A Coruña, aunque ya desde 1847 existió un colegio de segunda enseñanza privado (es otra historia), no se contará con un instituto público hasta 1862. Ese año, el sempiterno 16 de septiembre en la ciudad aún no había instituto. Sin embargo, con el patrocinio del Ayuntamiento y de particulares, se consiguió, a comienzos de noviembre, el dinero para comprar el local: el palacio de Camarasa de la calle Herrerías (donde está hoy el CEIP Cidade Vella). Obtenido el edificio, se autoriza su creación y apertura por Real Orden del 13 de noviembre. El proceso fue rápido.

El 20 se abrió el plazo de matrícula, cuyo coste eran 60 reales. Para el curso 1862-63 solo se ofertaron los cuatro primeros años de la segunda enseñanza, que constaba de seis. Para inscribirse en primero se exigía haber cumplido los 10 años y ser aprobado en un examen sobre conocimientos de primera enseñanza elemental. Las asignaturas que se cursarían en primero eran Gramática latina y castellana, Doctrina cristiana e Historia sagrada y Principios de Aritmética. En segundo año, Gramática latina y castellana, Nociones de Geografía descriptiva y Principios de Geometría. En tercero, Ejercicios de análisis y traducción latina y rudimentos de lengua Griega, Nociones de Historia general y particular de España, Aritmética y Álgebra hasta ecuaciones de segundo grado. En cuarto, Elementos de retórica, poética y composición castellana y latina, Ejercicios de traducción de lengua griega, Elementos de Geometría y Trigonometría rectilínea. Era el programa establecido por la Ley Moyano de educación de 1857, de carácter conservador.

La inauguración solemne se realizó el 1 de diciembre. A ella asistieron las autoridades militares, con el capitán general al frente, el alcalde, la junta provincial de instrucción pública, el profesorado del instituto, alumnos y numeroso vecindario. El discurso lo realizó el sevillano Carlos Muñoz Barroso, director del centro y catedrático de Economía Política de la Escuela de Comercio. Su discurso, publicado en la revista Galicia, de carácter histórico-erudito, versó sobre la evolución de la instrucción pública en España desde la época de los celtas e iberos hasta el presente y remató con el clásico «He dicho».

Ese año, las clases no empezaron en la ciudad hasta diciembre

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos
Comentarios

Solemne apertura del curso