El pasado persigue a la jueza que dice adivinar el futuro

María Jesús García, que ahora dirige el juzgado de Violencia en A Coruña, vuelve a ser expedientada


LUGO / LA VOZ

No lleva ni un mes dirigiendo el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de A Coruña y la magistrada María Jesús García Pérez, conocida como la jueza pitonisa, vuelve a estar en el candelero por sus peripecias durante su estancia en la capital lucense.

Aunque en Santiago de Compostela no pasó desapercibida por asistir a los juicios acompañada de un gato, fue en la ciudad amurallada donde adquirió el calificativo de pitonisa y donde empezó a verse seriamente deteriorado su expediente judicial.

En una entrevista en exclusiva a este periódico, la magistrada afirmaba que en la capital gallega había estado muy bien, pero que pidió Lugo para cambiar. «Me vine a Lugo, y ¡en menuda hora vine aquí! Yo no pretendía jubilarme hasta que me echasen por la edad, pero ahora pienso cada vez más en la jubilación anticipada. Estoy negra, lo paso fatal», manifestaba hace un año.

Nacida en Madrid en 1963, nadie pone en duda su brillante expediente académico, tras superar 25 asignaturas de la carrera de Derecho con 21 matrículas. En cuanto a su faceta laboral, constan en su currículo sus labores en gimnasios, en la recogida de judías en Inglaterra y como stripper en locales de Canarias.

Tres años en la capital lucense

Llegó a Lugo en el año 2016 y, tras hacerse cargo del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, decidió adentrarse en el mundo del tarot, montando una consulta en una habitación de un humilde piso de la céntrica Avenida Ramón Ferreiro. Y para su nuevo proyecto la magistrada decidió contar con Francisco, un varón al que se refiere como su asistente. Ambos, no se cortaron ni un pelo en pasear juntos por las diversas calles de la ciudad -incluidas las ubicadas en las inmediaciones a la Audiencia Provincial y a los Juzgados-, colocando octavillas en los parabrisas de los vehículos estacionados. Según la magistrada, era su asistente quien repartía las octavillas habitualmente y quien consultaba. «Solo una vez repartí yo para demostrarle cómo se repartía mano a mano. Parece que uno de los papeles lo puso en el coche del presidente de la Audiencia, que es un cotilla, y fue cuando me llamó a su despacho para que le explicara esto», indicaba María Jesús García en la entrevista concedida a La Voz.

Tras los hechos, el promotor de Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial abrió a la magistrada un expediente disciplinario por la supuesta comisión de una falta «muy grave» por, supuestamente, anunciarse como tarotista y vidente y llevar a cabo estas prácticas. Fuentes judiciales confirmaban por aquel entonces que se había iniciado este expediente, un paso posterior a las diligencias informativas abiertas y durante el cual se recabó la información pertinente. Un expediente que meses después quedaba archivado.

Pero hace unos días, y ya con María Jesús García al frente del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de A Coruña, sus superiores vuelven a la carga. La magistrada se enfrenta ahora a un nuevo expediente informativo por parte del CGPJ, que la investiga por conceder el indulto a al menos tres presos cuando era juez de Vigilancia Penitenciaria de Lugo. La autoridad disciplinaria del Consejo abrió diligencias informativas tras tener conocimiento de que la jueza había otorgado a presos de la cárcel de Monterroso indultos parciales, una competencia exclusiva del Gobierno a través del Consejo de Ministros. Tras verificar los hechos, el CGPJ ha abierto de nuevo expediente a María Jesús García, al considerar que puede haber incurrido en una falta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El pasado persigue a la jueza que dice adivinar el futuro