Los trabajadores de Alcoa, tras la compra de Parter: «Estamos vivos, con enerxía e dispostos a traballar»

Parter informó a la plantilla de su plan industrial, mientras que el comité agradece los apoyos y dice que estará vigilante con las promesas


A Coruña

El fondo suizo Parter, el comprador de la planta de Alcoa en A Coruña que ha rebautizado como Aluiberia, no ha tardado ni 24 horas en tomar posesión. Esta mañana un representante de la firma se reunió con la plantilla para comunicar su plan industrial. El presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho, explicó al mediodía, en la entrada de la planta que «seguramente quedan moitas respostas sen poder dar, porque vamos a ter que facer un traballo moi grande de cambio da xestión que tiñamos ata o de agora a unha nova, organización de traballo de toda a planta, porque estes primeiros 24 meses imos dedicar a potenciar a planta en aluminio secundario e vamos a traballar con ese horizonte, modernizar a fundición, traer investimentos e despois esperar que o Goberno, cando estea constituído cumpra a súa promesa e saque ese estatuto das empresas electrointensivas e abarate o prezo da electricidade e nos dea esa vida que necesitamos todos».

Sin embargo, reconoció que la venta que se garantizó el miércoles en Madrid «foi un día para estar contentos, para celebralo, hoxe xa é un día de traballo». Reconoció el significado que la plantilla da a que al día siguiente ya estén presentes en la planta para lanzar el mensaje de que hay que trabajar. «Hai que deixar de falar do pasado, mirar ao futuro e poñernos a traballar, queda moitísimo traballo por facer», remarcó López Corbacho, que salió junto a compañeros para informar sobre las novedades.

Hai que deixar de falar do pasado, mirar ao futuro e poñernos a traballar, queda moitísimo traballo por facer

«Somos xente que estivemos loitando moito tempo e que afrontamos os retos, este é un reto moi importante, pero moi motivador e é o que buscamos dende un principio: ter unha oportunidade. A temos e temos que tratar de sacala adiante, e vamos a deixar os esforzos aí», reconoció.

El representante de los trabajadores quiso agradecer todo el respaldo por parte de instituciones y gobiernos que han tenido para evitar el cierre de la planta y la repercusión para que la noticia para lograr «o noso problema nun problema de primeiro nivel para o Estado».

«Estamos vivos, estamos con enerxía e a enerxía se carga con ilusión e ilusión temos moitísima e estamos dispostos a traballar», puntualizó y calificó el nuevo escenario de «oportunidade para saír reforzado» y mirando que «os erros non se repitan».

En ese sentido, indicó que estarán vigilantes para que el inversor cumpla con lo prometido, al mismo tiempo que puso el conflicto de Alcoa como ejemplo para que se derogue la reforma laboral. «A reforma laboral nos deixa con 30 días para negociar un despido colectivo e é insuficiente, nós vimos despois de case nove meses e medio dunha loita e aínda estamos vivos», aseguró. «Hai que dar tempo para negociar, buscar camiños, inversores e saídas se non hai tempo non hai saídas», apuntó.

Por su parte, el comité de empresa de Alúmina/Aluminio de San Cibrao pidió, tras la compra por parte de Parter de las plantas de A Coruña y Avilés que continúa con el plan de bajas incentivadas y sean los expedientes temporales y los mantenedores de auxiliares los que cubran las vacantes que se iban a generar para los trasladados a esas dos fábricas. «No día de hoxe, o Comité de Empresa de Alcoa de San Cibrao solicitou por escrito á dirección de Alcoa continuar co plan de baixas incentivadas para os traballadores que solicitaron acollerse por escrito antes do 15 de abril de 2019 e nas condicións asinadas por cada un dos afectados. Indicando que a cobertura das vacantes xeradas por estas baixas pasen a ser ocupadas, cun contrato indefinido na orde establecida para estes contratos, polos traballadores que teñen superado a avaliación dos 7 meses como aptos», pide. Reconoce que si bien los eventuales que ya han superado la evaluación de los siete meses tienen garantizado un contrato indefinido señala que «van ter que esperar a que se dean as vacantes oportunas, ben por contrato de relevo ou por outros motivos» y estima que la decisión de la empresa de incluir a la fábrica de San Cibrao en un ERE y la solidaridad mostrada por la plantilla deben de ser compensadas.

El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, felicitó a la plantilla tras la venta. «Pensé mucho en las familias de los trabajadores y los trabajadores, porque ha sido un éxito del Gobierno de España, que desde el primer momento tomó una decisión, dijo que no se iba a cerrar Alcoa, que se iban a mantener los puestos de trabajo, a mantener la actividad industrial y ese compromiso se dio cumplimiento», remarcó. Remarcó que el proceso fue complejo, pero que hubo «determinación» del Ejecutivo central para conseguir una solución. «Hoy debemos estar todos contentos, satisfechos», comentó, pero dijo que lamentaba que «la Xunta no pueda alegrarse de este éxito, y empiezo a tener una duda, que no se alegra porque lo ha conseguido un Gobierno socialista presidido por Pedro Sánchez», consideró. «Lo de ayer es una victoria de toda la sociedad, es un éxito colectivo», puntualizó.

También desde el PSdeG de A Coruña se congratularon de la venta, pero reprocharon las declaraciones del conselleiro de Industria, Francisco Conde. «Sementando dúbidas sobre a solución responden á procura dun protagonismo absurdo», estiman los socialistas.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, apuntó, tras el consello, que «nós axudamos no tema de Parter», pero dijo que mantiene la inquietud de los trabajadores de que sea una prórroga de solo dos años y se cierre en falso.

«O posicionamento do Goberno é claro hai dúas posibilidades ter dous anos dun problema prorrogado ou adicar dous anos para resolver definitivamente o problema, e estamos ante esa disyuntiva, non me gustaría que dous anos prorrogásemos o problemas e volvamos ca casilla de partida, compartimos a inquietude dos traballadores, porque é razonable e motivada e real», apuntó.

Capítulo final del culebrón de Alcoa

S. Cabrero

Parter presentó este miércoles, apurando el plazo, las garantías que exigía la multinacional para cerrar la venta de las plantas de A Coruña y Avilés, que ahora se llamarán Aluiberia

Ritmo frenético el de las últimas páginas del culebrón de Alcoa. Después de varios giros de guion, los trabajadores esperaban que el desenlace se firmara ayer sin sufrir más sobresaltos. Y así fue, aunque Parter apuró los plazos hasta el último día para presentar el aval que daba luz verde a la venta de las fábricas de A Coruña y Avilés. El fondo suizo presentó al mediodía las garantías económicas necesarias -27 millones de euros- para desbloquear la compraventa de las dos plantas. Los casi 700 trabajadores que desde hace meses veían su puesto en la cuerda floja, respiraron ayer tranquilos.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los trabajadores de Alcoa, tras la compra de Parter: «Estamos vivos, con enerxía e dispostos a traballar»