El hombre que rompió un vaso en la cara a una camarera tras hacer un «simpa» se libra de la cárcel

La víctima, a la que le quedó una cicatriz en el rostro de por vida, salió tras el acusado tras irse sin pagar 400 euros


A Coruña

El hombre que el 17 de julio del 2017 le rompió un vaso en la cara a una camarera que lo perseguía por hacer un simpa reconoció esta mañana los hechos en la Audiencia Provincial. Su abogado, el penalista Ramón Sierra, alcanzó un acuerdo con la acusación para evitar el ingreso en la cárcel del procesado, para quien el el fiscal pedía una pena de 5 años de prisión. Finalmente, la pena quedó en dos años, que no cumplirá al carecer de antecedentes. La defensa logró rebajar el castigo gracias a que le aceptaron dos atenuantes, la de reparación del daño y embriaguez. El hombre la pagará a la víctima 21.000 euros como indemnización por la visible cicatriz que le quedó en la cara.

El día de los hechos, el ahora condenado había pasado la tarde entera bebiendo sin parar. Y a eso de las 21.30, cuando ya estaba bien servido y tocaba pagar el festín, se levantó y se fue. La camarera, que ya estaba ojo avizor porque se temía lo que iba a pasar, salió tras él a la carrera. Gritándole, exigiendo que le pagase la cuenta. El hombre se dio la vuelta, se dirigió a la empleada del establecimiento y le lanzó a la cara un vaso que se había llevado del bar.

Como consecuencia de la agresión, la trabajadora sufrió una contusión en la pirámide nasal con herida incisocontusa. Las lesiones precisaron para su sanidad de tratamiento médico consistente en sutura y curas locales. La mujer sanó a los seis días de los hechos, quedándole como secuela una cicatriz en la zona dorsonasal, con un perjuicio estético moderado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El hombre que rompió un vaso en la cara a una camarera tras hacer un «simpa» se libra de la cárcel