La deuda pendiente de Alfonso Molina y la mejora de las líneas de autobús

La ciudad sigue a la espera de la puesta en marcha de la estación intermodal


A Coruña / La Voz

En materia de tráfico y movilidad A Coruña es, con algunas excepciones, la misma ciudad que era hace 15 años. Las excepciones en algún caso no son menores, como la apertura de la tercera ronda, la obra con mayor impacto en la reordenación de los accesos a la ciudad en décadas. La otra, más reciente y de mucho menor impacto, fue la apertura de varios tramos del carril bici.

Al carril bici le han salido críticas no tanto por el hecho de dar un servicio a los ciclistas -en eso hay acuerdo- sino por su diseño. Desde la asociación ciclista Crunia, su presidente, Roberto Rilo, insiste con frecuencia en que lo hecho no es suficiente. Hoy hay unos 35 kilómetros de vía ciclista en A Coruña, pero en muchas zonas es estrecha, en otras se comparte con peatones, en las paradas de bus no está claro por dónde pasa y, en general, su trazado se corta intermitentemente con cruces potencialmente peligrosos.

Ese carril es lo último hecho en movilidad y por delante está el reto de mejorarlo. Hace cuatro años la Marea llevó en su programa reimplantar el carril bus y mejorar las líneas y las frecuencias. Nada de eso se hizo y, con pequeños cambios muy puntuales, los buses hacen hoy los mismos recorridos en los mismos tiempos que antes. Es una petición unánime de los vecinos mejorar el servicio. El PP quitó el carril bus hace ocho años, el mismo que puso el PSOE cuatro antes. Habrá que ver qué hacen ahora los socialistas en esa materia. Han prometido mejoras que habrá que concretar.

La Marea aprobó una bajada de tarifas de 10 céntimos por trayecto e impuso la gratuidad para los menores de 13 años. Ese cambio está en los juzgados y también habrá que esperar a ver cómo acaba. Si el juez indica que la rebaja fue ilegal habrá que reservar varios millones de euros para indemnizar a Tranvías.

En cuanto a las grandes obras pendientes, A Coruña sigue a la espera de la ampliación de Alfonso Molina. Hace dos decenios que se da por hecha la mejora de capacidad de una vía por la que entran y salen de la ciudad unos 100.000 coches cada día. Ese proyecto se quedó en la nevera durante los últimos cuatro años, primero porque la Marea no lo quiso tal y como estaba planteado y obligó a rehacerlo, y después por motivos nunca explicados. Ahora los papeles están Fomento, divididos en tres proyectos distintos -pasarela de Pedralonga, ampliación y mejora ambiental de las márgenes- con la intención de agilizar su materialización. La pasarela se hará primero, pero todavía no tiene fecha ni ha salido a concurso. Resolver el futuro de Alfonso Molina, con cuya ampliación se ha mostrado muy tibio el PSOE actual, será una de las cuestiones de este mandato.

Con la avenida hay otra obra relacionada, la de la ampliación del puente de A Pasaxe, de la que tampoco se sabe nada. Ambas suman 50 millones de euros y será misión del nuevo gobierno local concretar esas inversiones. 

Ferrocarril y bus

La otra gran obra es la siempre pospuesta estación intermodal. La falta de entendimiento entre la Marea y la Xunta convirtieron el proyecto de San Cristóbal en el que acumula más retrasos de entre todas las intermodales puestas en marcha en Galicia.

Hasta ahora, gobiernos locales de distintos colores -Marea en Santiago y PSOE en Vigo- han logrado entenderse con la Xunta para agilizar sus inversiones en ese ámbito y unir en un solo punto las terminales de ferrocarril y autobús. Falta A Coruña por concretar lo que se hará allí.

A Coruña precisa acabar con la doble fila y definir sus zonas peatonales

Un mal endémico que arrastra A Coruña es la lacra de la doble fila. Los vecinos la padecen a diario en barrios como el Agra y Os Mallos, pero sobre todo afecta, y mucho, a la movilidad en el centro, especialmente en horas punta. Hasta ahora no se ha hecho lo suficiente por acabar con una costumbre que en otras ciudad sería impensable.

A Coruña necesita definir también sus planes de peatonalización. A lo largo del mandato que ahora acaba se concretó la peatonalización de la Ciudad Vieja, iniciada en el anterior. Se llevó a cabo, eso sí, sin ninguna medida paralela para dinamizar la vida en el casco histórico, que hoy languidece igual que lo hacía, pero sin coches o con muchos menos de los que había.

La apuesta por la zonas peatonales es una tendencia creciente en toda Europa y el nuevo gobierno local deberá aclarar si habrá más y dónde estarán, y actuar con celeridad implantando medidas de dinamización para evitar que la prohibición de circular pueda tener algún impacto negativo allá donde se imponga. 

La calle opina

«No cojo el coche, es más fácil moverse en bus»

Rocío Noverques Pérez lo tiene claro: «El coche ni lo cojo porque es más fácil moverse en bus». Tiene tres hijos pequeños y solo saca el automóvil para ir hasta Marineda. «Estoy encantada con el bus gratis para niños», cuenta esta vecina, natural de Valencia, que cree que en A Coruña no hay graves problemas de movilidad.

«La eliminación del carril bus fue una burrada»

Para María Sáez, ama de casa y cuidadora de una persona dependiente, «eliminar el carril bus fue una burrada». Cree que aunque no es lo más idóneo, sí es útil y carga contra la doble fila y contra la ocupación de suelo de muchas terrazas, que le hacen la vida muy difícil a personas con movilidad reducida.

«Lo malo son los cortes por las carreras»

Para Ángel Guijarro el transporte urbano en A Coruña está bien y no ve grandes problemas de movilidad. Se desplaza a la ciudad desde Oleiros y solo pone un pero: «Lo malo son los cortes por las carreras, para los que venimos los fines de semana es imposible llegar al centro, y hay una al mes», dice.

«En Marineda en hora punta hay más tráfico»

Marta Rodríguez Tinaquero indica que se mueve a pie por A Coruña y que, como peatón, no hay queja. «En determinadas zonas, como Marineda en horas puntas, hay más tráfico», dice. En cuanto al carril bici, «quedó bien, pero quedó un poco raro», cuenta sobre los nuevos viales abiertos en este mandato.

«Lo de Alfonso Molina no tiene arreglo»

Para María del Carmen Rodríguez en A Coruña «se puede mejorar en todo». No se queja del servicio del bus urbano. «Del carril bici, apaga y vámonos», cuenta, indicando que ve bicis por la acera. «Lo de Alfonso Molina no tiene arreglo», dice sobre esa vía, que usa los fines de semana para salir de la ciudad.

La Voz ya analizó:

Y mañana... SERVICIOS MUNICIPALES

La Voz de Galicia analiza mañana los servicios que presta el consistorio, guarderías, centros de día, centros cívicos, bibliotecas y otras prestaciones para los ciudadanos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La deuda pendiente de Alfonso Molina y la mejora de las líneas de autobús