¿Campamentos de verano? En espera


Muchos de los que somos padres en A Coruña sabemos lo importantes que son los campamentos de verano para niños del Fórum y del Ágora. Se trata de una excelente política social que permite por un precio reducido disfrutar a decenas de niños de unas actividades lúdicas chulísimas. Desde conocer la historia de la ciudad -con visitas a los lugares emblemáticos y elaboración de escudos medievales- a un recorrido por la música pop -cantando temas de The Beatles y elaborando camisetas hippies-, entre muchas otras actividades. Cuando ves a los pequeños salir de allí con sus sonrisas, sus descubrimientos y sus nuevos amigos sientes que los impuestos sirven para algo y que vives en una ciudad estupenda. Una vocecita interior dice: «Acuérdate, entre otras cosas, de los campamentos cuando te quejes de lo que ha subido el IBI».

Además del beneficio que generan a los críos, se suma la conciliación. La gran mayoría de los padres que llevamos anualmente a nuestros hijos a esos campamentos elegimos las quincenas concienzudamente para poder encajarlas con el trabajo. Vas, dejas el niño, acudes al curro, retornas y lo ves satisfecho. Aliviado, piensas otra vez en lo que pagas a la Administración local y lo que recibes de ella. Incluso hay servicio de madrugadores para quienes no pueden esperar al horario estándar de diez de la mañana. Maravilla.

Así que, tras la experiencia, confías en esos campamentos y en tu Ayuntamiento. Sientes que vives en una ciudad civilizada, donde se persigue el bienestar. Piensas que sitios como el Ágora o el Fórum (verdaderas joyas en la vida coruñesa) cumplen totalmente su función social intergeneracional. Todo hasta que este año llega abril y, vaya, aún no puedes apuntar a los niños. Llamas a los dos centros. También al 010. Te dicen que no han salido. Llega mayo y lo mismo. Los interlocutores, con una paciencia infinita (notas que han atendido a decenas de padres y madres como tú), explican que aún no saben nada, que no se ha resuelto el concurso. Un padre dice que el sistema tradicional de sorteo va a ser imposible por falta de tiempo. La gente empieza a especular. Unos dicen que hay que inscribirse allí directamente y el primero que llega le dan la plaza. Falso. Llega junio y nada. Ayer -¡con un mes y medio de retraso!- no había más concreción que el «tienen que estar al salir» y «llame mañana a ver si le podemos decir algo».

Entonces vuelves a pensar en los impuestos, tu vida y el Ayuntamiento. El cole se termina y aún no sabes qué vas hacer con los niños el 1 de julio. La sensación de vivir en una ciudad gobernada responsablemente se evapora. Y a la mente acude el enfado de un ciudadano harto de esperar. Uno de los muchos que nos encontramos en la misma situación.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

¿Campamentos de verano? En espera