Marea, PSOE y BNG aprueban una moción para retirarle los honores municipales a Fraga en A Coruña

Eduardo Eiroa Millares
E. Eiroa A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Marcos Míguez

Aprobada una moción para quitarle el título de hijo adoptivo entregado en 1968. El infatigable Manuel Fraga entra en campaña desde el más allá, por César Casal

07 may 2019 . Actualizado a las 19:35 h.

Manuel Fraga Iribarne dejará de ostentar el título honorífico de hijo adoptivo del Ayuntamiento de A Coruña, otorgado por esta administración el 24 de diciembre de 1968. Ese honor le será revocado al igual que a Laureano López Rodó, quien fue reconocido con el mismo nombramiento en 1972. 

A menos de cuatro días del inicio de la campaña de las elecciones municipales y europeas, el pleno debatió una moción presentada por el BNG (y aprobada con 17 votos a favor y 10 en contra), que llevaba a la sesión el manifiesto Non queremos ao camarada Fraga como fillo adoptivo, promovido por un colectivo de antiguos presos y activistas. Tanto a Fraga como a López Rodó se les quitaban los honores, argüía el Bloque y el manifiesto, por haber sido ministros del franquismo. De Rodó no se habló, pero sí, y mucho, de Fraga, que además de ministro franquista, apuntó la portavoz popular Rosa Gallego, fue también uno de los padres de la Constitución y presidente de Galicia durante 15 años con cuatro mayorías absolutas logradas con el apoyo de miles de gallegos.

Tanto la Marea, que gobierna en la ciudad en minoría, como nacionalistas y socialistas votaron a favor de retirarle el título a Fraga. «¿Creen que Gregorio Peces Barca o Jordi Solé Tura habrían dicho lo mismo que ha dicho usted? Ustedes ya no representan al PSOE, ustedes representan al PSOE de la Marea», reprochó Gallego a la portavoz socialista, Yoya Neira, tras la intervención de esta edila.

«Nosotros distinguimos entre el Fraga predemocrático y el padre de la Constitución y presidente de la Xunta, estamos hablando de un título concedido como ministro durante el franquismo, si ustedes quieren proponer que se le otorgue como padre de la Constitución y presidente autonómico, háganlo», replicó Neira.

¿Y Adolfo Suárez?

No es la primera vez que el caso de ese reconocimiento a Fraga se baraja en María Pita. En el 2009 también se analizó esa posibilidad, pero entonces una comisión de expertos nombrada para analizar ese y otros casos lo excluyó del listado. «Ahora la izquierda sectaria desdice a aquella comisión de expertos», dijo Gallego, para quien, con la misma lógica, habría que retirarle honores a Adolfo Suárez «y a un interminable listado de funcionarios y políticos que trabajaron durante la dictadura y siguieron en democracia».

El concejal de Culturas, José Manuel Sande (Marea), contó que tienen un nuevo informe de hace dos meses que recomienda la retirada del título. «Si algún recoñecemento merece é pola súa participación na nova democracia, non antes», dijo Sande, quien aseguró que su grupo deja en la ciudad un importante legado en cuanto a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Para la portavoz del BNG, Avia Veira, que expuso la moción, Fraga fue «cómplice de toda a política represiva» aprobada en la dictadura en los consejos de ministros. La moción se aprobó por 17 votos contra 10.

Ferrol ya aprobó la misma medida a finales de abril

El pasado día 25 el pleno de Ferrol aprobó, con la abstención de Ciudadanos y los votos en contra del PP, la retirada de la distinción de Hijo Adoptivo de Ferrol concedida a Manuel Fraga Iribarne hace 54 años. El BNG presentó una moción en ese sentido, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, y en el pleno intervinieron dos miembros del colectivo de presos políticos en la dictadura, Manuel Monge y Nicanor Acosta, que justificaron la supresión de dicha condecoración en que Fraga fue partícipe y cómplice de la política represiva de la etapa franquista, primero como ministro de Información y Turismo, y después como vicepresidente para Asuntos de Interior y ministro de Gobernación.

Todos los grupos de la izquierda ferrolana votaron a favor de la moción presentada por el Bloque para la retirada de la distinción a Fraga. El edil del PSOE Bruno Díaz ligó la conveniencia de esa medida con la necesidad de unirse para «hacer frente al rebrote de la ultraderecha que se está dando en la actualidad», reseñó. La portavoz del PP, Martina Aneiros, argumentó el voto contrario en que «no vale aplicar la memoria selectiva a la historia y cuando se habla de Fraga no se puede obviar que fue presidente de la Xunta 15 años, elegido cuatro veces por mayoría absoluta».