Los alumnos de Zalaeta se sacuden las pintadas con un gran mural

Varias instituciones lanzaron un proyecto para regenerar un centro atacado por grafitis


A Coruña

Caían lágrimas cuando se miraban los muros del instituto Ramón Menéndez Pidal. Ni un ladrillo sin pintadas. Todo estaba lleno de firmas de grafiteros, proclamas políticas, sociales o mundanas. Un horror que su directora, Estrella Pérez, se empeñó en limpiar. Este mismo miércoles dijo que al llegar al centro y encontrarse aquello la entristeció. Para cambiarlo y dejarlo como dios manda, contó primero con la voluntad de los alumnos. Luego, con la de varias instituciones y con el Ayuntamiento. Entre todos, lanzaron un proyecto que ayer dio a luz. Se trata de la regeneración de la fachada del instituto de Zalaeta, pintado conjuntamente por estudiantes de la Escuela Pablo Picasso y Menéndez Pidal, y subvencionado por el concello.

Así, entre todos, entre la Fundación Voz Natura, Paideia, Arquitectos Sen Fronteiras, Ayuntamiento, asociación vecinal de Monte Alto, Escola Pablo Picasso, Universidade da Coruña, la asociación cultural Zalaeta y la Consellería de Educación, promovieron con los alumnos un lavado de cara «que tanto necesitaba», como dijo la directora.

En un acto al que asistieron representantes de todas las instituciones antes mencionadas, este miércoles comenzó a dar color a uno de los murales. El temática no podía ser otra, la misión filantrópica de la vacuna de la viruela. Partió hacia América del mismo lugar en que ahora se asienta el instituto, cuando en el terreno se levantaba el orfanato que guiaba Isabel Zendal.

La Fundación Paideia fue la primera en regenerar el patio con una actuación en la que colaboró la Asociación Cultural Zalaeta, que creó un huerto, un nuevo vallado en la pista de fútbol, plantas en las terrazas y promocionó un centro «verde». Luego se unió Voz Natura y el Ayuntamiento, cuya área de Medio Ambiente firmó un convenio que permitió acometer la colocación de nuevos árboles y plantas

«Que dure muchos años»

El resto de instituciones fueron aportando su granito de arena para la rehabilitación del centro y así se llegó al mes de abril, elegido para acometer la limpieza de los muros y, donde antes había suciedad y pintadas sin sentido, poner «luz, color y naturaleza», como indicó la directora, que al finalizar el acto expresó su deseo de que el mural dure muchos años, que no vengan los vándalos a mancharlo.

Así, el legado de Isabel Zendal quedará, se espera que para siempre, en la pared del instituto que da a la calle Disciplina.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los alumnos de Zalaeta se sacuden las pintadas con un gran mural