A Coruña homenajea a sus vecinos recluidos en Mauthausen

Los familiares de los deportados coruñeses recibieron un homenaje en María Pita


Era una asignatura pendiente. Un homenaje que aporta un grano de arena a la hora de restituir la memoria de estos grandes olvidados. Los gallegos que fueron deportados y confinados en los campos de la barbarie nazi. De A Coruña terminaron con sus huesos en Mauthausen 21 vecinos. Ayer por la tarde el Ayuntamiento les dedicó un acto al que acudieron los familiares de estas víctimas olvidadas. En María Pita se pronunciaron sus 21 nombres.

En el salón de plenos, el alcalde Xulio Ferreiro ofreció un discurso al que se sucedió el de Carmen García-Rodeja, de la A. R. M. H. Asociación pola Recuperación da Memoria Histórica. También tuvieron turno de palabra algunos de los familiares de los deportados. Fue el caso de Neves Villar, en el nombre de los descendientes de José Alvedro Villaverde; el de Ángel Vázquez Bregua, sobrino de Adolfo Bregua; el de Lázaro Louzao, por Juan González del Valle, y el de José Luís Martín Alamán, nieto del que fuera concejal republicano en la corporación herculina Martín Ferreiro Álvarez. En total, 200 de los 10.000 españoles deportados fueron gallegos.

En la A. R. M. H. Asociación pola Recuperación da Memoria Histórica han facilitado un correo electrónico, deportadosgalicia@gmail.com, para ponerse en contacto con ellos en el caso de que busquen a un familiar o puedan aportar información sobre el mismo.

«Un vecino trajo una carta de mi padre en la suela del zapato desde Francia»

mila méndez
;
«Un vecino trajo una carta de mi padre en la suela del zapato desde Francia» La hija de un exterminado en Mauthausen reivindica la historia de los gallegos del Holocausto

La hija de un exterminado en Mauthausen reivindica la historia de los gallegos del Holocausto

«Me gustaría llorar, pero no puedo». Olga Seijas Fuentes (Barcelona, 1935) lanza el aviso cuando empieza a hablar de su padre. No conserva muchos recuerdos en su memoria ni fotos en su álbum. Sí una carpeta llena de documentos que archiva con la ayuda de su hija Julia. Cómo fue José Seijas Insua, un perito mercantil de Carral, a dar con sus huesos en el campo de concentración de Mauthausen (Austria) es un tema al que aún le da vueltas. «Lloré tanto de niña...». «Que ya no le quedan lágrimas», completa la frase su hija. Olga vio por última vez a su padre en el vagón de una estación de tren de lo que, cree, era Francia. Tenía cuatro años.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

A Coruña homenajea a sus vecinos recluidos en Mauthausen