¡Chorimas arriba por la endometriosis!

El colectivo querENDO reclama más medios para una dolencia que afecta a 60.000 gallegas

Concetración por la endometriosis
Concetración por la endometriosis

A CORUÑA

Tal y como estaba previsto, el Obelisco de A Coruña se convirtió este sábado en punto de encuentro para las personas que, con su presencia, quisieron mostrar su apoyo a las mujeres que sufren endometriosis, una dolencia que se calcula afecta al 10 % de la población femenina en edad fértil.

Convocados por el colectivo querENDO Mujeres con endometriosis, los asistentes se sumaron a la iniciativa Mans arriba pola endometriose para mostrar su apoyo a las 60.000 gallegas que se calcula afecta la patología, 9.000 de ellas con importantes secuelas en su vida cotidiana. Muchos de los participantes levantaro chorimas, flor de toxo, en la simbólica protesta. 

Las organizadoras agradecieron el apoyo de las personas que se sumaron al acto de sensibilización a favor de «tantas mulleres que sofren en silencio unha doenza silenciada, non silenciosa», y reclamaron que se mejore la dotación de recursos para hacer frente a un cuadro cuyo diagnóstico se retrasa a veces hasta ocho años, según subrayaron, y que repercute negativamente en la calidad de vida de las afectadas, ya que, además de dolor crónico e incluso incapacitante, y además puede provocar esterilidad. Por ello, querENDO reivindica mejoras en la asistencia sociosanitaria

La concentración cerró las actividades programadas para la jornada, en la que se incluyó también una sesión divulgativa, celebrada en la Diputación, con la participación de las fisioterapeutas Sandra Martínez Bustelo y Belén Mosteiro Mitchell, y la farmacéutica Cristina Fernández Feijoo.

«Tardé diez años en poder decir en público que no podía ser madre»

mila méndez

Esta paciente de endometriosis recibirá una ovodonación por la sanidad pública

Le diagnosticaron endometriosis a los 21 años. «Tardé diez en decir públicamente que no podía ser madre». Fue en una reunión familiar. «Llevaba dos años casada y no paraban de preguntarme cuándo daría la buena noticia. Ese día me cansé, exploté, y lo conté. Fue una liberación». Marta Gallo (Monforte de Lemos, 1984) es «infértil en un 98 %» como consecuencia de la dolencia crónica por la que el endometrio, la mucosa que recubre el interior del útero, crece fuera de su cavidad. Le quitaron los dos ovarios, las trompas y siete centímetros de intestino. La enfermedad, en grado IV, parece que le da un respiro: «Está estable». Tiene otra buena noticia: «He empezado el proceso para una ovodonación por la sanidad pública», anuncia.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

¡Chorimas arriba por la endometriosis!