San Diego se descuelga del borde litoral de A Coruña

El ADIF mantendrá la estación en su sitio pese al convenio del 2004 en que desaparecía


A Coruña / La Voz

Desde que en el año 2004 se firmaron los convenios para la reurbanización de los muelles interiores la estación de mercancías de San Diego parecía condenada a desaparecer. Esa área formaba parte de la amplia zona, de 377.000 metros cuadrados, que se preveía vender para poder sufragar parte de la obra de Langosteira. Entonces se estimaba que se podrían obtener 250 millones de euros con su venta.

El plan de urbanización

Ese plan contó con una fuerte oposición tanto del actual gobierno local como de otros colectivos. El traslado de la actividad al puerto exterior iría liberando los muelles interiores y obligaría a replantear la ubicación de la estación de mercancías, en caso de que no desapareciera ese servicio. La reubicación de las vías no aparece en ningún plan y este miércoles finalmente el ADIF confirmó que su previsión no es mudarse. «El ADIF no tiene previsto que desaparezca el centro logístico de San Diego-A Coruña», informan desde el ente público.

La escueta respuesta de ese organismo tiene un valor especial en una ciudad que lleva años replanteándose qué se va a hacer con el puerto. Así, deja claro que la estación seguirá en su sitio y que los más de 120.000 metros que ocupa no tendrán, pues, otros usos.

En abril del 2018 el ADIF se había comprometido con la Autoridad Portuaria a estudiar qué haría con esa infraestructura, barajándose tres opciones: dejarla como estaba, minimizarla o cambiarla de lugar. En su día se habló de situarla en el entorno del polígono de Vío. Ahora, finalmente, parece que se decantan por la primera.

Los tráficos ferroviarios que ahora se mueven allí, con todo, sufrirán una transformación importante y a corto plazo. Así, los trenes de carbón que parten diariamente a Meirama (1,3 millones de toneladas al año movidos por ferrocarril) desaparecerán en el 2020, cuando cierre la térmica.

No serán los únicos trenes que dejen de circular. Además, hoy se mueven en San Diego vagones cargados de cereales y bioetanol, que también desaparecerán cuando se construya el enlace ferroviario con Langosteira y se muevan allí esos tráficos. El puerto exterior no tendrá una terminal de mercancías, pero sí las líneas suficientes para poder mover esos productos.

Así, a medio plazo, San Diego seguirá como estación de mercancías de A Coruña con una única actividad, el transporte de madera, que mueve cerca de un millón de toneladas anuales a través de un operador privado.

La otra posibilidad de uso de la estación de mercancías, los contenedores, la descartó Renfe, el operador público, desde el 2016, cuando acabó con la única línea regular de contenedores que quedaba, después de años reduciendo sus frecuencias.

La estación, pues, se queda en A Coruña y, por lo tanto, se apea de los planes de renovación del borde litoral de la ciudad. Lo que no está claro es qué uso se le dará en el transporte de mercancías. Su nave de 8.900 metros cuadrados -la más grande de las existente en el centro de la ciudad- está en desuso y en estado de abandono, como también lo están los 1.800 metros cuadrados de playa de contenedores. Hay 1.560 metros cuadrados de locales y oficinas, muchos de ellos vacíos y una parte alquilada a una comparsa de carnaval para sus ensayos. Allí solo quedará la madera.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

San Diego se descuelga del borde litoral de A Coruña