Vueling deja sin maletas ni medicación a cerca de un centenar de jubilados gallegos en Baleares

Era un viaje promovido por el Imserso

Un avión de Vueling
Un avión de Vueling

A Coruña

Más de un centenar de maletas que no llegaron a destino están aguando la excursión del Imserso a jubilados coruñeses que viajaron desde Alvedro con Vueling el miércoles, a las 7.00 horas, a Palma de Mallorca y a Menorca, con escala en Barcelona. Eran de distintos puntos de la provincia y algunos habían iniciado su viaje de madrugada. Veinticuatro horas más tarde se sentían indignados de que nadie se hiciese cargo, ni aportase información clara y porque su primera salida del hotel haya sido para comprar productos de asea y ropa para poder cambiarse.

«Fue un caos», resumía desde Palma de Mallorca Leonor Rivas Martínez, que relató que estuvieron hora y media esperando, infructuosamente, en las cintas de equipaje por unas maletas que nunca llegaron. «No puedes llevar nada en el bolso y no llevábamos ni muda y hay personas que llevaban medicación y han tenido que ir a las farmacias hasta por insulina», comentaba muy indignada, reconociendo que tuvo que comprar ropa. En su caso, el viaje comenzó a las tres de la mañana cuando cogió un taxi en Fisterra para llegar a Alvedro. «Fue un día espantoso, horrible, vienes para pasar siete días y traíamos allí toda la ropa, porque salimos con temporal y aquí hace calor», explicó. Puso una reclamación en el aeropuerto y reconocía que «la gente está desolada», en alusión a los afectados. Cuestionaba que desde Mundiplan, la empresa que se encarga de los viajes del Imserso no aportaran soluciones ni información. Otra de las afectadas, también de Fisterra, fue Leonor Álvarez Rodríguez, que viaja con su marido. «Él está enfermo y cargado de medicación», comentó, lamentando no contar con los fármacos. «No teníamos ni para dormir, quedamos sin nada», comenta de su renovación forzada de vestuario.

«Un abuso á xente da terceira idade», fue el resumen que hacía desde Palma Mercedes González Vergara, vecina de Valdoviño, que al mediodía de ayer seguía esperando por su maleta. «As dez da mañá trouxeron algunhas, o normal sería que o trouxeran todo, preguntamos ao persoal de Mundiplan e ninguén se fai responsable», dijo. Comentó que el viaje fue accidentado desde Alvedro, que incluso 17 personas no pudieron embarcar. «Foi polo visto por exceso de peso, atopámolos aquí e dixéronnos que tiveron que ir a Santiago», relató. «Estivo todo un pouco desorganizado e estamos moi cabreados, porque a xente maior dependemos de medicación e non temos as facilidades dos novos para presentar as reclamacións e ninguén nos axudou, tivémolas que presentar de xeito individual e hai xente que tiña dificultades para facelo», apostilla, con quejas por el trato que recibieron.

Desde Menorca, Jose Luis Calvo Varela, vecino de As Pontes, hacía un relato similar. «Estoy sin tratamiento y sin maleta», comentó. En su caso, personal de Iberia le informó en la isla que el equipaje no había sido cargado en Alvedro por un problema técnico. Afirma que si se lo hubieran advertido no hubieran volado. También a Menorca llegaron algunas de las maletas desaparecidas por la mañana, pero él y su mujer no fueron de los afortunados que las recuperaron. «A las 5.30 horas comenzamos a facturar en Alvedro y fuimos a Barcelona, pero no sabemos dónde fue el conflicto», apuntó. «Yo estoy sin pastillas del azúcar y si voy a una farmacia aquí no me las pueden dar sin receta», remarcó. «Mi mujer y yo llevábamos en la maleta todo, todos tuvimos que salir para comprar productos de aseo», relataba.

Desde la compañía aérea se indicó que el vuelo hacía escala en Barcelona y por limitación debido a la meteorología no se pudo subir todo el equipaje, pero que se encuentran agilizando las gestiones para enviarlas «lo antes posible», sin precisar cuándo.

Una de las jubiladas a las que Vueling dejó sin maletas: «Tuvimos que comprar ropa interior en los chinos»

carmela lópez

María Jesús Durán sigue sin recuperar el equipaje que llevaba para su viaje con el Imserso a Mallorca

«Estoy con la falda y el jersey con los que salí de mi casa y tuvimos que comprar ropa interior en los chinos para mudarnos y dentífrico», comentaba a media tarde de ayer María Jesús Durán, una ferrolana que forma parte del grupo de jubilados a los que Vueling dejó el jueves en Mallorca sin sus maletas. Sus previstas vacaciones en la isla, a través del Imserso, se han convertido en una auténtica pesadilla desde el principio. Según relata María Jesús Durán, «ya nos hicieron esperar tres horas en el aeropuerto, al parecer por causas técnicas, y a mí me sorprendió que cuando estábamos para embarcar dijeron: ‘‘Ahora los del Imserso’’, cuando todos teníamos el billete pagado como el resto de pasajeros». Tras el aterrizaje en Palma de Mallorca, los jubilados volvieron a enfrentarse a una nueva espera de más de dos horas, viendo como el resto del pasaje recogía sus maletas y las suyas no llegaban. Y no aparecieron, pero nadie les dio explicación alguna, ni por parte de Vueling ni de Mundiplan, organizador del viaje.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

Vueling deja sin maletas ni medicación a cerca de un centenar de jubilados gallegos en Baleares