Así actuaba el acosador de menores de A Coruña

Antes de su último intento, por el que fue detenido en Monte Alto, estuvo más de media hora observando posibles víctimas en la plaza de Cántigas da Torre


A Coruña

El acosador de menores detenido el viernes en Monte Alto gracias a la valentía de su última víctima, una joven de 14 años que logró desembarazarse de su agresor y gritó para que una pandilla de muchachos que estaba en la zona lo detuviese en su huida, ha repetido en A Coruña un modus operandi que ya había puesto en práctica, hace once años, en Ourense.

En ambas ciudades buscaba menores de edad y en las dos despertó alarma social entre las familias. En ambas, además, la detención se logró al poco tiempo gracias al empeño policial y la información, cuando no la intervención, aportada por las propias víctimas, y por los testigos de sus andanzas. Cuentan quienes lo vieron que el viernes, poco antes de su arresto cuando trataba de escapar de la plaza de Cántigas da Terra, estuvo «más de media hora con una carpeta amarilla bajo el brazo» observando los alrededores, probablemente para elegir a quién abordar. Pasaban de las dos de la tarde, hora de salida de los colegios e institutos, cuyo entorno es su preferido para acechar a los jóvenes. 

Siete chicos, uno de 9 años

Ya fue así en Ourense, donde entre enero y abril del 2008, asaltó a siete escolares. En aquella ocasión, fueron chicos, uno de ellos un niño de 9 años. El primero fue el 31 de enero, también hacia las dos de la tarde, cuando se acercó a un menor de 11 años que estaba en el portal de su casa, lo cogió por el jersey y le dijo «tienes que venir conmigo a un sitio que te va a gustar». El chico logró zafarse, pero llegó a ser golpeado por el acosador. En el entorno del colegio Salesianos de la ciudad de As Burgas actuó por segunda vez el 17 de abril del 2008. Desde un coche aparcado invitó a otro pequeño a subirse con él. Una semana después, el 22 de abril, trató de atacar a otros cinco menores, en unos casos intentando entablar conversación y en otros abalanzándose sobre ellos. Fue arrestado antes de que acabase el mes y juzgado el 4 de noviembre por un delito continuado de intento de agresión sexual a un menor de 13 años y otro de delito continuado de abuso sexual intentado sobre el resto de los muchachos. La Fiscalía había solicitado 10 años de cárcel, pero finalmente llegó a un acuerdo y se le impusieron cuatro años. La condena se sumaba a los dos años impuestos poco antes, en mayo, por una agresión sexual, esta vez a una chica mayor de edad, de 19 años, a la que abordó en el 2007 cuando entraba en el ascensor de su casa. La tiró al suelo, la inmovilizó y trató de forzarla sexualmente.

También en este caso, como en los doce que se le atribuyen hasta ahora en A Coruña, el agresor fue puesto en fuga por su propia víctima. Por fortuna, ninguna se quedó paralizada. Lograron zafarse y espantaron al acosador a gritos.

Con patrullas familiares de búsqueda en la zona de Orillamar

Juan Lara Cao, de 37 años, natural de Cantabria y que desde hace dos años reside en Santiago, desde donde se desplazaba para acosar a las menores en A Coruña, se encuentra ahora en prisión provisional comunicada y sin fianza por un delito continuado de agresión a menores. El juez de Instrucción número 8, de guardia el sábado, así lo decidió tras tomarle declaración una vez detenido. Son doce las denuncias presentadas contra él por jóvenes abordadas en Monte Alto, pero también en Juan Flórez, los Mallos y Elviña. La justicia decidirá ahora el futuro de un hombre en cuyo historial figuran ya tres años de prisión por los delitos contra la libertad sexual cometidos en Ourense de una forma muy parecida.

Alguna de las menores coruñesas colgó en redes sociales, para alertar a otras muchachas, cómo este individuo se le acercó cuando caminaba hacia el instituto con la excusa de preguntarle cómo se llegaba a la torre de Hércules. La agarró de un brazo y le propuso hacerse una sesión fotográfica con él. «Me apretó y me dijo: vas a hacerte las fotos conmigo quieras o no», contó. Logró soltarse, echó a correr y se refugió en un bar.

El viernes, cuando fue detenido, el 092 decidió meterlo en su coche patrulla y llevarlo al cuartel municipal antes de trasladarlo al del 091 en Lonzas. No solo el padre de la última víctima, la que hizo posible su arresto, se fue hacia él. Al parecer, entre las acosadas hay una menor del entorno de los arcones de Orillamar. Familiares y amigos ya realizaban batidas por la zona para tratar de encontrarlo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Así actuaba el acosador de menores de A Coruña