El Ayuntamiento de A Coruña lleva dos años sin pagar las guarderías consorciadas

El gobierno local ni abrió ni solicitó a la Xunta nuevas escuelas en este mandato


A Coruña / la voz

El Ayuntamiento de A Coruña adeuda a la Consellería de Política Social 680.000 euros, correspondientes a los pagos que el consistorio tenía que hacer a la Xunta desde el 2017 por el funcionamiento de la red de guarderías de A Galiña Azul.

Estas escuelas infantiles consorciadas se pusieron en marcha durante la Xunta bipartita, en el 2017 a propuesta de la Fegamp se unificaron los criterios de financiación de esos centros especificando qué parte aporta la Xunta y qué parte las administraciones locales. De los 313 municipios que hay en Galicia solo cuatro, según la consellería, decidieron no pagar su parte, entre ellos el de A Coruña, que llevó el acuerdo al contencioso pese a que durante los tres meses que permaneció a exposición pública el Ayuntamiento coruñés no expresó reparo alguno, indican desde Política Social.

El gobierno local de la Marea parece haber abierto un nuevo frente con la Xunta a causa de las guarderías. Este año el consistorio ofertó 402 plazas en sus centros propios frente a las 1.169 solicitudes recibidas. Dos de cada tres aspirantes se quedaron fuera.

Durante el actual mandato el Ayuntamiento no abrió ninguna nueva escuela infantil en la ciudad. Recientemente el alcalde, Xulio Ferreiro, solicitó al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, la cesión de las competencias para poder aumentar la red. Una ley del 2013, argumentan desde María Pita, establece que las guarderías son competencia autonómica, no de los ayuntamientos. Desde la Xunta aclaran que la ley existe, pero no se ha desarrollado porque el Estado no ha aportado la consignación presupuestaria necesaria para poder atender ese servicio, y mientras eso no sucede se sigue funcionando con el modelo anterior adaptado mediante acuerdos como el alcanzado con la Fegamp para permitir que se siga prestando el servicio.

En todo caso, explican desde Política Social, no se le pone ningún reparo a ningún Ayuntamiento para hacer nuevas guarderías. El de A Coruña, dicen, tampoco les solicitó ninguna. Desde el 2013 sí se abrieron nuevas en Galicia. En A Coruña el consistorio acabó la del Agra del Orzán y puso en marcha la de Padre Rubinos. También en Vigo abrió otra en el 2015. Pese a la existencia de esa ley del 2013 el Ayuntamiento de Santiago licitó este año una nueva guardería y el de Vilaxoán tiene otra en obras, ambas municipales.

Fuera de Galicia -la ley es estatal- también se siguen haciendo escuelas infantiles municipales a cargo de ayuntamientos. Barcelona preveía abrir tres más este curso y en Madrid hay 14 en obras o en proyecto para dar servicio en los próximos meses. Otros ayuntamientos más pequeños en La Rioja, Segovia y Sevilla, por citar algunos, tienen en marcha nuevas guarderías municipales pese a que, según María Pita, en A Coruña está prohibido.

Política Social aporta 240.000 euros al año para la red pública del Ayuntamiento

Según el convenio de la Fegamp A Coruña tendría que pagar a la Xunta 340.000 euros al año para ayudar al funcionamiento de las tres guarderías del consorcio (Monte Alto, Eirís y A Sardiñeira) a las que se suman otras cuatro sostenidas con fondos públicos autonómicos y otra más de la dirección xeral de Familia. El consistorio decidió no pagar esa cantidad. La Xunta, por su parte, abona 240.000 euros al año para ayudar a sostener las nueve escuelas municipales que hay en la ciudad.

En A Coruña hay 1.950 plazas públicas en guarderías, de las que 829 son municipales. El resto las sufraga la Xunta bien directamente bien mediante conciertos y convenios. La ratio de plazas por niño en A Coruña está en el 38 %, indican desde la Xunta -38 plazas por cien niños-, esa es también la media gallega. Está cinco puntos por encima del 33 % que fijan las directrices de la Unión Europea como mínimo recomendable, cuentan desde la consellería.

Entre los años 2007 y 2015 el número de plazas públicas en centros del Ayuntamiento creció significativamente en la ciudad. De las 558 que había al final del bipartito se pasó a las 829 actuales alcanzadas durante el anterior mandato. Los últimos centros públicos abiertos en la ciudad fueron los del Agra del Orzán y Padre Rubinos (Ayuntamiento) y A Sardiñeira (Xunta). Desde el 2015 no se abrieron más. La Voz solicitó hablar con la edila Silvia Cameán, para conocer su versión. El gobierno local quedó en facilitarla el pasado día 14, pero no lo hizo y tampoco ni en los días siguientes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El Ayuntamiento de A Coruña lleva dos años sin pagar las guarderías consorciadas