El conflicto del 092 se agrava y deja las calles con mínima presencia policial

Los agentes rechazan en bloque la última propuesta del gobierno sobre horas extras


A Coruña / La voz

El gobierno local no logra atajar el malestar que reina desde hace meses en la Policía Local. En una asamblea celebrada el martes en el centro cívico de los Mallos, los agentes votaron en bloque contra la última propuesta del ejecutivo para intentar solventar el conflicto de las horas extras, que desde hace más de medio año enrarece la relación entre el ejecutivo y los policías. A la asamblea asistieron 148 agentes, pero solo 24 votaron a favor y 6 se abstuvieron. La inmensa mayoría, 118, se opusieron a la propuesta.

Tanto Manuel Aceña, del sindicato mayoritario en el cuerpo, el CSIF, como José Varela, de UGT, señalaron que volverán a sentarse con el gobierno local para buscar una salida al conflicto. Varela destacó la contundencia de la votación, y señaló que el mensaje de los agentes es «muy claro». Desde su punto de vista, a tenor del resultado, será necesario elaborar una nueva propuesta partiendo de cero. Aceña lamentó que el gobierno local apenas ha mostrado voluntad de «avanzar».

Ambos coinciden en que la propuesta que se llevó a votación ya suponía una rebaja sobre las expectativas mínimas del cuerpo, a lo que se suma que siguen sin solventarse los problemas del turno de noche. En los fines de semana, los agentes que prestan ese servicio han sido llamados a trabajar a las 00.30 horas. Los policías señalan que es muy tarde, ya que entre las 9.30 y las 00.00 se producen una media de 40 llamadas -según datos aportados por el CSIF- y hay dificultades para atenderlas.

La discusión sobre el turno de noche es anterior a la de las horas extras, lleva candente más de un año, pero no se ha logrado cerrar un acuerdo en todo ese tiempo.

A esos conflictos se suma el malestar por la falta de material o su antigüedad, las 60 vacantes en la plantilla, o la falta de novedades sobre el nuevo cuartel.

Pero el asunto fundamental son los servicios extraordinarios. Los agentes están hastiados de que un problema estructural -las vacantes- se solucione con horas «puntuales y a la baja» y con recortes en los servicios. Al último mercadillo solo se envió a dos policías, cuando hace años iban una decena. El resultado es que «los carteristas se pusieron las botas». En algunos turnos de noche hubo también dos agentes y para atender el gran atasco del pasado lunes solo se movilizaron a 11 policías para coordinar el tráfico por la tarde.

Además, los agentes están rechazando hacer horas extra hasta que termine el conflicto, lo que limita los efectivos en la calle. El gobierno local no aclaró si tiene previsto recurrir a seguridad privada para solventar esa situación.

Más plazas para agentes

La plantilla aún se reducirá más en el 2019, cuando está previsto que se jubilen 36 de los 48 policías que pueden hacerlo de forma anticipada. La junta de gobierno aprobará mañana una ampliación de la oferta pública de empleo del 2018 para contratar a 42 policías. Además el gobierno local está trabajando en una reorganización del cuerpo para hacer frente a las bajas. 

Los funcionarios buscan apoyo en la oposición para cambiar el concurso que divide a la plantilla

Los funcionarios municipales que solicitaron sin éxito al gobierno local que modificase la convocatoria del concurso de provisión de puestos de trabajo se están reuniendo con los grupos de la oposición para tratar de que el asunto llegue al pleno.

El ejecutivo municipal puso en marcha ese procedimiento esta misma semana, aunque las bases se conocen desde hace meses. El concurso oferta 227 plazas, pero deja fuera los puestos más altos de la escala. Esas plazas serían convocadas en una segunda fase de concurso, pero todavía se desconoce cuándo tendría lugar.

Los funcionarios consideran que esa decisión perjudica a trabajadores que podrían ascender a los puestos que quedan fuera, ya que la normativa les impediría presentarse a la segunda fase. Además, en un escrito de noviembre, señalaban que dividiendo en dos el concurso de traslados se mantienen las ilegales jefaturas en comisión de servicio [que un dictamen judicial obliga a cesar] y a la vez se argumenta ante el tribunal y la opinión pública que se está cumpliendo la sentencia de alguna manera».

Como parte de sus protestas, los funcionarios reunieron firmas exigiendo un concurso unificado. El alcalde aceptó reunirse con ellos y se comprometió a estudiar sus reivindicaciones. Pero la semana pasada, el gobierno local continuó con la convocatoria, que también ha sido recurrida por la CIG y podría acabar en los tribunales, tal y como la tenía prevista.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El conflicto del 092 se agrava y deja las calles con mínima presencia policial