La falta de ayudas condena a la ruina a edificios públicos y privados en A Coruña

En la zona Pepri apenas se han concedido subvenciones desde el 2016 con cargo a las áreas de rehabilitación


A Coruña / la voz

Los desprendimientos de la fachada de un inmueble en la Estrecha de San Andrés, que obligaron a cortar la calle durante dos días, pusieron de relieve de nuevo el estado del patrimonio local, especialmente en la zona Pepri (Ciudad Vieja y Pescadería), donde se concentran la mayor parte de edificaciones de más edad.

El mal estado de muchos inmuebles avanza en paralelo a la ausencia de un plan de rehabilitación adecuadamente dotado de fondos públicos. El arquitecto Alberto Unsain considera que hace falta voluntad política para hacer frente al deterioro. Otros profesionales, como Plácido Lizancos, coautor del estudio Empty Coruña, entienden que el estado de la urbe se debe a las decisiones urbanísticas tomadas en los años ochenta por gobiernos que apostaron por un modelo expansivo y facilitaron la especulación y la gentrificación, algo que todavía no se ha conseguido revertir.

Más allá de la causa, lo cierto es que el mal estado del patrimonio se percibe fácilmente en las calles de A Coruña. Los vecinos de la avenida de Oza muestran estos días su temor a que otro inmueble, modernista, acabe desmoronándose sobre algún transeúnte. En manos de una inmobiliaria y víctima del bum, el edificio lleva años con filtraciones y hasta sufrió un incendio. Dentro se ha hecho una intervención mínima para apuntalarlo.

En San Andrés el panorama no es mucho más halagüeño, con edificios históricos deshabitados y deteriorándose. Esa falta de uso, que suele llevar aparejada una falta de mantenimiento, se percibe también en otros inmuebles públicos. La antigua residencia militar en la parcela de la Comandancia de Obras, una construcción racionalista con vistas al paseo, lleva años en ruinas y sin planes para su recuperación.

Hasta el pasado diciembre estaba en manos de Defensa, desde entonces pasó al patrimonio municipal. El antiguo Gobierno Militar, en la Ciudad Vieja, es otro ejemplo de patrimonio singular de gran valor del que solo una pequeña parte se ha recuperado, la correspondiente al centro cívico. Miles de metros cuadrados siguen abandonados y deteriorándose.

Según los datos de la Xunta, desde el 2016 apenas se han dado ayudas vinculadas a los planes ARI (áreas de rehabilitación integradas) en la zona Pepri, en total, poco más de 20.000 euros, aunque hay solicitudes en tramitación. El gobierno municipal cambió la ordenanza para aumentar las cuantías, pero la ejecución este año está siendo muy baja y hasta septiembre se habían dado ayudas por 5.600 euros en total, una cantidad ínfima en una zona en la que el 69 % de los 1.771 edificios son anteriores a 1960 y en la que el 12,1 % están en mal estado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La falta de ayudas condena a la ruina a edificios públicos y privados en A Coruña