Cine contra el envejecimiento

Seis cortometrajes realizados por mayores de 55 años se exhiben en el centro cívico de Os Mallos


a CORUÑA / LA VOZ

Aquí hay personas que no se enteraron de la última de Spielberg pero conocen la filmografía completa de Pedro Costa. Prejuicios al cesto. En los centros cívicos, las plazas cubiertas de los barrios, bullen las actividades de riesgo. «La primera mañana era todo yo no sé, yo no puedo, pero al día siguiente estaban enganchados escribiendo sin parar hasta las cuatro de la madrugada y el que había llegado diciendo que de actuar no quería saber nada se ponía delante de la cámara sin pensárselo. Fue una experiencia supertransformadora, para nosotros también», explica Domingo Díaz Docampo, responsable con Manolo Gómez del proyecto De Mayor Creativ@, que hoy culmina en el centro cívico de Os Mallos con la presentación de seis cortometrajes escritos y realizados por personas mayores de 55 años, casi todas mujeres, sin experiencia profesional en el sector audiovisual. En algún caso, creados en dos horas y media, guion y filmación incluidos: la calidad era lo de menos. La intención latía en las respuestas que dieron ayer algunas participantes antes del pase de La juventud, la película de Sorrentino con la que comenzó el fin de semana que cierra la experiencia: «¿La conclusión del taller? Que todo es posible», resumió Uxía Villarino.

«Cuando sabes, ves más»

La iniciativa financiada por la Concellería de Xustiza Social reunió a 30 personas de toda condición en dos cursos celebrados en julio y octubre en el Club del Mar de San Amaro y el Centro Cívico de O Castrillón. En dos semanas, tres horas cada día, Gómez y Díaz les hablaron de historia del cine, secuenciación, lenguaje -«Cuando sabes, ves más cosas», anotó alguien- y sobre todo los sometieron a una descarga de técnicas creativas, de la que brotaron más de 400 ideas para llevar al cine. «Brutal, una locura maravillosa», dice el profesional. Un participante, Miguel, está grabando su propio documental ahora, con la ayuda puntual de una mujer, Olga, a la que conoció en las jornadas y con la que comparte tarea. Pero eso es otra historia.

«Lo que ocurrió fue fascinante porque llegó un momento en que empezaron a hacer todo entre todos, la autoría se diluyó y luchaban todos por la idea, fuese de quien fuese», cuenta Domingo D. Docampo. Autoría diluida que acabó además por regalarles un velo para su intimidad. El punto de partida era relatar el envejecimiento. «‘Vamos a hablar de cómo es hacerse mayor’, les propusimos. Para empoderarlos, que es una palabra muy fea, pero todos sabemos qué significa, para darles voz. Que no se contara desde fuera cómo es envejecer, que lo contaran ellos», señala el responsable del taller. Y al final hablaron de sí mismos y las historias traspasaron lo personal y se entreveraron de sátira, ficción y crítica social para proteger la realidad de todos ellos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cine contra el envejecimiento