Hay que celebrar el san Xoán Kortajarena


Si algo me ha aportado la boda de Marta es otra fiesta, y no la de Casas Novas ni la del Náutico. A mí su bodorrio me ha compensado por haberme encontrado con Jon Kortajarena de tú a tú y haber dejado para la posteridad un selfi con él que ahora mismo no puedo ni poner en subasta, porque vale lo suyo. Dicho esto, creo que los coruñeses (y ya no digamos las coruñesas) tenemos mucho que agradecerle a este hombre, y ahora que no me salga el sector rancio diciendo que a esta gente no hay que darle ni pizca. A Jon hay que celebrarlo siempre, pero más cuando se ha dedicado el fin de semana a hacer la mejor campaña de márketing de A Coruña (que él lo escribió así) en su Instagram. Dijo que «A Coruña era una pasada», que le flipaba, y cada dos minutos fue subiendo todo lo que le maravillaba de esta ciudad: que si las vistas desde el avión, que si la postal de las galerías de la Marina con todos los barcos que se veían desde el Náutico...

El modelo internacional nos ha hecho una promoción que han visto miles y miles de personas como la mejor publicidad. Jon se lo pasó estupendamente durante todo el fin de semana (y no solo en la boda de Marta), sino comiendo con sus amigos en O Celeiro, tomándose la cervecita en las terrazas el sábado por la mañana, paseando por la calle de los vinos y bebiendo sus copas de tarde. Así que no es de extrañar que se lleve un buen recuerdo de nosotros. Y nosotros de él, que tenemos muchos testimonios de esos momentos. Hubo unas niñas que se arremolinaron cuando se lo encontraron el viernes por la tarde, y una señora que se lo cruzó por la calle Riego de Agua le espetó a la cara (y soy testigo): «¡Ay, Dios mío, eres el hombre más guapo del mundo!». Y vaya si lo es, y amable, y cariñoso, que no dejó de poner la sonrisa cuando todo el mundo se le acercaba para hacerse una foto.

Yo no sé quién dará el pregón este año en Coruña, no sé si el Concello tiene a alguien en mente, pero desde aquí propongo que volvamos a invitar a Jon y que se suba al balcón de María Pita. O si no, lo hacemos coruñés del año, le galeguizamos el nombre y convertimos a este san Jon en nuestro san Xoán Kortajarena. Le dedicamos el 16 o 17 de noviembre y que se venga por aquí cada año. Que lo esperamos con los brazos abiertos, que se traiga a los amigos que quiera, y que no se pierda ninguna de nuestras fiestas. O también lo podemos invitar para la noche del 23 de junio o para el veranito, que en agosto aquí se está estupendamente y puede darse un buen baño con nosotros.

Jon ya es uno de los nuestros, y eso que para coruñés no vale cualquiera, pero Kortajarena da muy, pero que muy bien el tipo. Lo veo un buen modelo para la ciudad que necesitamos. Querido Jon, vente cuando puedas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Hay que celebrar el san Xoán Kortajarena