La inversión por vecino se estanca

El gasto de las Administraciones se desplomó desde el 2015 y no hay señales de un vuelco


A Coruña / La Voz

En el 2014, las inversiones de la Xunta y el Gobierno central en A Coruña sumaban casi 358 euros por vecino. Para hacer ese cómputo se tuvieron en cuenta solo inversiones reales, las que se hacían por entonces para terminar la tercera ronda, mejorar los servicios del Chuac, ampliar el puerto exterior de punta Langosteira, reformar la Marina o recuperar la Fábrica de Tabacos. Esos y otros proyectos de gran presupuesto quedaron listos casi en su totalidad en el 2015, y no había otros para coger el testigo. Ese mismo año se produjo una bajada de la inversión real de ambas Administraciones hasta los 313 euros por ciudadano. El desplome se mantuvo en el 2016, cuando la previsión de gasto por residente cayó a 260 euros. Apenas hubo mejoras en el 2017 y tampoco este año, cuando la inversión de la Xunta cayó hasta un mínimo, con unos 43 euros por cada vecino.

Lejos de compensar, el Ayuntamiento no se quedó atrás a la hora de dejar de gastar dinero en la ciudad. Baste decir que en el año 2016, el primer año de gobierno completo de la Marea Atlántica, la inversión por habitante se situó en 74,52 euros, mientras que en el año anterior había ascendido a 155,356 euros, más del doble. A pesar de los plazos legales, el gobierno local todavía no ha publicado la cuenta general del 2017, pero todo indica que las cifras serán similares o incluso peores, ya que por segundo año consecutivo quedaron sin gastar más de 60 millones de euros para obras.

Parece difícil que esas tendencias se inviertan pronto. En el 2019, la Xunta incrementará su gasto. La presidenta local del PP, Beatriz Mato, señaló que crecerá un 14 %, hasta los 77 millones. Pero esa cantidad no se limita a las inversiones reales, sino que incluye gastos de mantenimiento.

Si el criterio se ciñe a las inversiones reales entendidas como obras e infraestructuras, el aumento será más modesto y el gasto por habitante será solo ligeramente mayor que este año.

Suelo portuario

La Xunta puede alegar que el gobierno local ha rechazado parte de sus inversiones, como los 20 millones que ofreció a cambio de la titularidad de los muelles de Batería y Calvo Sotelo con el fin de garantizar su titularidad pública, que no le ha facilitado la construcción del centro de salud de Santa Lucía, o que rechazó el proyecto para la estación intermodal, lo que ha retrasado la obra de forma indefinida mientras sí avanzan las obras en Santiago, Ourense, Vigo y Pontevedra.

Pero por un motivo u otro, la inversión pública es menor que en el lustro pasado, y la tibia recuperación del empleo respecto a otras urbes gallegas es una de sus consecuencias.

Lectura dispar de los planes para la comarca

La evaluación de los responsables municipales sobre las cuentas autonómicas presentadas el viernes es contenida. Arteixo es uno de los municipios más beneficiados, ya que recibirá 12,2 millones para rematar la urbanización del polígono de Morás. El alcalde, Carlos Calvelo, reconoció que el municipio tiene encaminadas las principales inversiones que dependen de la Xunta, entre ellas también los accesos del polígono. «Esta infraestructura servirá en un futuro próximo de revulsivo económico para el concello, y la mejora de los accesos al núcleo de Arteixo y el polígono de Sabón permitirán desatascar la avenida de Finisterre, principal arteria de comunicación del núcleo arteixán», indicó. Desde Cambre, Culleredo y Sada fueron más críticos. Así, García Patiño (UxC) reprocha a la Xunta la nula inversión en seguridad viaria al no incluir partidas para aceras en A Xira y A Casilla; José Ramón Rioboo (PSOE) anunció que iniciarán los trabajos para presentar enmiendas, ya que en Culleredo echan en falta actuaciones en medio ambiente, como un plan de limpieza y adecuación de la red fluvial. En cuanto a los 400.000 euros para la Laboral, indica que no sabe el destino específico de la partida.

Benito Portela (Sadamaioría) resalta que los 250.000 euros consignados para la red de saneamiento es la misma partida que se consignó el año pasado y quedó sin ejecutar. Echa en falta, otras «específicas para a mellora da canalización do río Maior e demais actuacións, para evitar inundacións como as do 2016», así como la ampliación del colegio Sada y sus Contornos. Por su parte, la alcaldesa de Betanzos, María Barral (PSOE), indicó que las cuentas «no son acordes a los compromisos que existen con el Concello», aunque aplaude la continuidad del plan de rehabilitación del casco histórico.

A Coruña: «

Non é o día

»

Responsables del Ayuntamiento de A Coruña indicaron que el gobierno local estaba centrado en «acompañar as reivindicacións» de los trabajadores de Alcoa, por lo que consideraba que no era «o día» para hacer una valoración de los presupuestos de la Xunta. Por su parte, el diputado autonómico del PP Gonzalo Trenor manifestó que las cuentas son una «apuesta decidida» por la vía Ártabra.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La inversión por vecino se estanca