Chau Fernández-Gago y Puga: «Mi abuelo medía 2 metros y pesaba 275 kilos; 180, cuando adelgazaba»

Loreto Silvoso
LORETO SILVOSO A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

MARCOS MÍGUEZ

«Llama la atención que, 100 años después de su muerte, la gente lo recuerde tanto», considera la nieta de Picadillo

14 oct 2018 . Actualizado a las 22:53 h.

Como buena nieta del personaje más popular de la historia de la ciudad, ha heredado su chispa. En la conversación con Chau Fernández-Gago y Puga (A Coruña, 1948) las anécdotas se deslizan como sardinas en San Juan.

-La historia del festín pantagruélico es la mejor. ¿Cómo fue?

-Aclaremos que era la pedida de mano de una de mis tías y que había unas 300 personas, si no más. Pues fue que mi abuelo asó una ternera asada rellena de dos o tres cochinillos; los cochinillos rellenos de pollo; y los pollos, de perdices. Y todo eso, asado al espeto durante bastante tiempo.

-¿Cuál es su favorita?

-La de los hermanos sastres de Larín. Se dedicaban a hacer ropa interior a las señoras, ya que en aquella época no había corseterías. Mi abuelo siempre se metía con ellos y les decía: «E logo, como lles tomades as medidas ás señoras, ca man, co metro…?». Un buen día, uno de los sastres le dijo que le quería hacer un traje. Compraron la tela y llegó el momento de ir a probar.