El Chuac suma tantas faltas a citas como pacientes en lista de espera

La tasa de inasistencias en primeras consultas, 27.500 al año, sube cuatro puntos. Si todos los pacientes que faltaron a su cita hubiesen avisado para reprogramar la agenda, no habría lista de espera en 17 de las 31 especialidades


A Coruña / la voz

Según los datos del Sergas en el último balance de actividad, de junio pasado, en los centros del área sanitaria coruñesa la demora media para ser visto por un especialista en primera consulta estaba en 32,6 días, diez menos que un año antes, y eran 27.523 las personas en lista de espera. Según el análisis de gestión de consultas que realiza el Chuac, que busca fórmulas para corregir desajustes y mejorar la respuesta, una cifra muy similar de pacientes, 27.500, no asistieron a sus primeras citas en el último año. En este grupo no están incluidas aquellas personas que sí avisaron de que no podían acudir.

Sin entrar en las causas que puede haber detrás, y aún teniendo en cuenta que las equivalencias no son miméticas (no siempre coinciden las inasistencias con las consultas que acumulan más enfermos demorados), otra conclusión se deriva del análisis de los datos: si todos los pacientes que faltaron a su cita hubiesen avisado con antelación para reprogramar la agenda y llamar a otro usuario, no habría lista de espera en 17 de las 31 especialidades. En las restantes, además, la nómina de personas en cola, y por tanto el tiempo para ser vistas, se reduciría sensiblemente, ya que el número total de enfermos pendientes de pasar una primera consulta se habría reducido a la cuarta parte, 4.800.

La dirección del complejo sanitario se ha fijado especialmente en las primeras consultas por definir la accesibilidad al sistema de enfermos que han de ser diagnosticados. Se trata de visitas médicas que se llevan a cabo todos los días en más de dos centenares de despachos repartidos en cinco hospitales (el Hospital Universitario A Coruña, el materno Teresa Herrera, el Abente y Lago, el Sanatorio de Oza y el de Cee) y en tres centros de especialidades (Ventorrillo, Betanzos y Carballo).

La gestión de todas las consultas externas -en el 2017 se contabilizaron 703.000, 199.000 de ellas primeras citas - resulta especialmente compleja, máxime cuando en casos existen servicios tridivididos con unidades administrativas independientes. Por esta razón, la revisión de las cifras es la base sobre la que los técnicos tratan de articular medidas, organizativas y de recursos, con el objetivo de reducir tiempos. Han constatado, por ejemplo, una mejora significativa en las especialidades que mayor demora arrastraban, como la Unidad del Dolor, Neurocirugía, Alergias o Traumatología, cuya espera está en una media de 50 días, treinta menos que hace un año. Pese a ello, han visto que la tasa de inasistencias en los dos últimos años se ha incrementado en cuatro puntos, del 10 al 14 %.

Por especialidades, a las consultas que más se falla es a las de Psiquiatría, uno de cada cuatro enfermos citados no acude, algo que los técnicos relacionan con la propia tipología de la patología y los tabúes sociales. Le siguen, con un ratio de inasistencias por encima del 15 %, Digestivo, Alergias, Endocrinología y Neurología. En la parte baja, con menos del 3 % de faltas, están las consultas de Oncología, Cardiología, Hematología, Cirugía Torácica y la Unidad del Dolor.

Para tratar de evitar huecos vacíos y dar salida a las esperas, desde el Chuac se anima a utilizar los teléfonos para avisar de que no va a ser posible acudir a la cita, como el 981 952 950 y el 902 077 333, y busca nuevas herramientas, a través de la Red o vía móvil, para facilitar al usuario la anulación de la consulta. Si se avisa con un margen de 48 horas, se posibilita citar en su lugar al siguiente de la lista de espera. 

«Influye más la posibilidad de tener algo grave que el tiempo de demora»

Pedro Marcos Rodríguez es, además de neumólogo, el subdirector de Procesos Asistenciais del área sanitaria coruñesa. 

-¿Por qué tanta inasistencia?

-Influyen muchos factores. Hay que tener en cuenta también que ahora hay más accesibilidad para pedir citas al especialista, en el 98 % de los casos ya te dan o tramitan la cita en el centro de salud. Antes había que desplazarse al Ventorrillo o a otro punto. Después, al margen de los imprevistos, creo que hay veces que uno pide la cita, su problema se le va resolviendo y no le es necesario acudir. Otras personas puede que no hayan comunicado un cambio de dirección y la cita les ha llegado al domicilio antiguo... Para eso está bien dar de alta el móvil para que la cita te llegue directamente al teléfono.

-¿No influyen las esperas demasiado largas?

-Hemos visto que la inasistencia está más relacionada con el diagnóstico y la sospecha de una complicación grave que con el tiempo de espera. A las que menos se falta es a las de cáncer, corazón, torácica..., que se vinculan más a la posibilidad de sufrir un proceso complicado. Por ejemplo, en la unidad del dolor, que ahora está mucho mejor pero cerró el 2017 con cien días de espera, solo faltaron el 2,5 % de los pacientes. Sin embargo en alergias, que cerró el año con 81 y ahora está en 16 días, sí faltan mucho pese a la bajada de la demora.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Chuac suma tantas faltas a citas como pacientes en lista de espera