«Hay discriminación vertical y perdemos el talento femenino»

La Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas celebró su reunión anual en A Coruña


a coruña / la voz

Ellas también son ciencia. Lo han sido desde hace mucho tiempo a pesar de que históricamente no recibiesen el reconocimiento que merecían. La Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (Amit) surge con el propósito de lograr la plena participación de las mujeres en la investigación, la ciencia y la tecnología. Su cita anual se celebró ayer por primera vez en A Coruña, organizada por la delegación gallega de esta entidad. «La realidad es que hay una discriminación vertical y estamos perdiendo el talento femenino. Somos muchas mujeres en la Universidad, pero sigue habiendo muy pocas en los cargos de dirección o gestión de grupos de investigación», explica Ana Jesús López, presidenta del Amit Galicia. Por su parte, la directora xeral de Igualdade, Susana López Abella, que también estuvo presente en la asamblea, quiso hacer especial mención a las mujeres que lucharon contra el techo de cristal: «Hay que reconocerles el esfuerzo. Muchas de ellas tuvieron que ponerse nombres de hombres para poder desarrollar su carrera». 

Escasez de matrículas

La asamblea, enfocada a los trabajos femeninos relacionados con el mar, consiguió congregar a 60 investigadoras de diferentes universidades españolas, con especial representación de las gallegas. Entre los temas que se trataron, todas las asistentes coincidieron al señalar que todavía es muy bajo el número de mujeres que se deciden a hacer una carrera tecnológica, más si se trata de una enfocada a las tecnologías marinas, en donde todavía priman estándares muy desiguales en cuanto al género. «El número de matriculadas en Náutica es muy bajo, y eso que es una titulación sin paro. Se trata de un entorno muy regulado y aún así hemos visto que en Iberoamérica es imposible embarcar a una alumna para que haga prácticas», comenta Fernanda Miguélez Pose, directora del Instituto Marítimo de la UDC. 

Historia de desigualdad

La profesora de Historia Contemporánea de la USC, Luisa Muñoz, impartió una conferencia sobre género y trabajo en la que remarcó la idea de que «antes tener niños no impedía trabajar. Las mujeres tenían que hacerlo porque había más bocas que alimentar», explicaba. Con todo, añade, «la oferta formativa siempre fue discriminatoria. Hasta principios de los años 20 las mujeres no podían entrar en las escuelas». 

Distintivo de honor

La presidenta del CSIC, Rosa María Menéndez López, y la profesora honoraria de la UDC, Mª Pilar García Negro, fueron galardonadas con los diplomas Ad Honorem de la Amit por su trabajo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Hay discriminación vertical y perdemos el talento femenino»