Paula Correa: «Toda mi familia vive del mar, pero yo prefiero vivir del aire»

La regatista coruñesa, hija de exportadores de pescado, estudia para piloto de avión


a CORUÑA /LA VOZ

Tiene 19 años y acaba de vivir «el mejor verano de su vida», dice, mientras se toma un refresco en la sede del Real Club Náutico. Paula Correa (A Coruña, 1998) representó a España -junto a su compañera Carmen Herrero- en el mundial femenino de Snipe, celebrado en agosto en Newport (Estados Unidos). Su décimo puesto le supo a gloria y eso que era la regatista más joven, no pudo apenas entrenar y navegó con una embarcación alquilada.

-¿Desventaja a babor?

-Sí. Las americanas tenían los mejores barcos y con todo optimizado. Debido al escaso presupuesto, tuvimos que alquilar uno allí. Nuestro mástil no era el mismo con el que navegamos siempre y yo me rompí la mano en marzo y tampoco pudimos entrenar todo lo que queríamos.

-¿Por qué no se llevó su barco?

-Nos salía más rentable eso que mandar un container con nuestro barco. Solo llevamos las velas.

-¿Cuánto tiempo tuvo para entrenar allí?

-Llegamos dos días antes y el primero lo dedicamos a adaptar el nuevo barco. Fue un tiempo que perdimos para navegar. Solo pudimos entrenar un par de horas antes de la regata.

-Y aún así, ¿qué puesto consiguieron?

-Hicimos un top ten mundial. Había bastante nivel, pero la clave fue nuestro entrenador, Jose Ramón Pardo (conocido como Pichis), que nos dio confianza.

-¿Esa es la clave?

-Sí. Ser realista y confiar en una misma. Sé que, con nuestro barco y entrenando más, podríamos haber quedado más arriba. Un top cinco, seguro.

-Y con más presupuesto, ¿no?

-Claro. Cada día de alojamiento y de alquiler de barco cuesta.

-¿La vela es un deporte caro y elitista o eso pasó a la historia?

-La vela no es un deporte caro si quieres navegar y pasarlo bien. Solo lo es si quieres estar a un nivel competitivo, porque te gastas bastante dinero en desplazamientos, velas y materiales.

-¿Cuánto cuestan unas velas?

-Un juego de velas de las de mi barco te sale por unos 1.200 euros. Y si vas a un mundial, vas a querer llevar unas nuevas.

-¿Tienen patrocinadores?

-Para ir a Estados Unidos nos ayudó un amigo mío, que tiene una empresa, y también contamos con el apoyo de Correa Kessler. [La familia de Paula es propietaria de una de las empresas exportadoras de pescado con más arraigo en A Coruña].

-¿Criarse en un ambiente relacionado con la pesca le influyó para que acabase amando el mar?

-Se puede decir que sí. Yo siempre he estado en contacto muy directo con el mar, claro. Mi familia me apoya totalmente.

-Sin embargo, profesionalmente, le dio por el aire.

-Así es. Casi toda mi familia vive del mar, pero yo prefiero vivir del aire. [Risas] Estoy estudiando para ser piloto de aviación. Por eso no le puedo dedicar a la vela todo el tiempo que podría.

-¿Cuántas horas navega?

-En verano, todos los días. En invierno, los fines de semana. Siempre que puedo, salgo a navegar, eso sí.

-¿Cree que a las chicas deportistas les cuesta más destacar que a los chicos?

-Sí. No sé muy bien por qué, pero sí. Conste que en este deporte cada vez hay más chicas y en Snipe se fomenta mucho nuestra presencia con distintos campeonatos. Poco a poco va creciendo. Pero es complicado. Ellos tienen más fuerza y aguante.

-¿Cómo le quedan los cuádriceps tras una regata? En este deporte va «colgada» con una cincha.

-Esto es de sufrir. Con poco viento, vamos bien. Si no, nos cuesta mucho, ya que somos una tripulación bastante ligera. ¡Pero hacemos mucho gimnasio!

-¿Qué pasa por su cabeza en plena competición?

-La adrenalina de salir y reventarte las piernas. Cuando hay viento, sobre todo. Y emoción. Mucha emoción.

-¿Cuál es su próximo objetivo?

-El europeo femenino de Bélgica. Y si tenemos suerte, el mundial absoluto de Brasil. ¡Lo vamos a intentar!

«En Estados Unidos solo pensaba en dejar el pabellón bien alto»

A los seis años ya estaba subida a un barco. «Me llamaron del Real Club Náutico. Empecé a navegar con Jano Toro y después con Pichis, mi actual entrenador», explica Paula Correa. Hoy por hoy, esta joven coruñesa es la mejor de España en su categoría. Junto a Carmen Herrero, acaba de quedar primera femenina en la Copa y en el campeonato de España de Snipe celebrados, respectivamente, en Gijón y Murcia.

-¿Quién toma las decisiones?

-Yo llevo la táctica y ella la velocidad. La última decisión la tomo yo, que soy la patrona.

-¿Usted es como Carlos Sainz, y ella, Luis Moya? ¿Hay piques?

-Sí y no. Piques por tonterías porque en el barco hay mucha tensión y te desahogas con el que tienes al lado. Alguna vez discutimos, pero es normal.

-¿Cómo fue la experiencia estadounidense?

-Solo pensaba en dejar el pabellón bien alto. [Risas] Allí éramos la única tripulación representando a nuestro país.

-Y ahora acaba de ganar de Murcia. ¿Qué tal allí?

-Había muchas medusas. En la popa teníamos que levantar la orza todo el rato para quitarlas.

Sus retos: Tras quedar primera femenina junto a Carmen Herrero en la Copa de España de Gijón y en el campeonato de Murcia, la regatista coruñesa piensa en el europeo de Bélgica.

 Sus referentes: «Sofía y Jano Toro, Chuny Bermúdez de Castro y Tamara Echegoyen. Jano, el hermano de Sofía, es casi como un padre para mí. Él fue mi primer entrenador».

Sus raíces: El barrio de Matogrande y el colegio Liceo La Paz.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Paula Correa: «Toda mi familia vive del mar, pero yo prefiero vivir del aire»