«Hemos escogido la torre de Hércules porque es imposible estar en el Portiño»

Descontentos con el acondicionamiento del área prefieren bajar hasta el aparcamiento de Monte Alto

.
A. A
A CORUÑA / La VOZ

Los visitantes que llegan en sus autocaravanas a A Coruña esperan alojarse en un terreno correctamente habilitado. Sin embargo, algunos se encuentran con la cara más amarga de la urbe a la hora de estacionar sus vehículos en el área para autocaravanas del Portiño.

«Lo único que se salva son las vistas. Menos mal que viajamos en autocaravana porque los aseos...», comenta indignada una veterana pareja italiana. La parcela, de la que es responsable el Ayuntamiento, y en la que ayer solo se encontraban seis autocaravanas, permanece absorbida por la maleza y cuenta con un pavimento destrozado.

.

En un tiempo pretérito gozaba de dos aseos públicos pero hoy están abandonados. Uno de los urinarios no cuenta con retrete y asemeja la morada de un sintecho, ya que en su interior se encuentra una esterilla y varias latas de bebidas acabadas.

.

El otro lavabo resulta prácticamente inaccesible por la espesura de la hierba. Una ristra de descuidos que tampoco pasaron desapercibidos para dos turistas barceloneses: «La zona está impracticable. Hay que caminar un buen rato para encontrar un supermercado y hemos tenido que poner zancos para nivelar las ruedas. La zona es demasiado empinada», apuntaban.

En mayo, el PSOE reclamó al gobierno local una intervención de urgencia en el área de autocaravanas del Portiño con el fin de que estuviera en perfectas condiciones de uso para la temporada estival. Una petición que se respondió con silencio desde María Pita y que hace que en septiembre sean los usuarios de estas instalaciones los que tengan que sufrir las consecuencias.

Las carencias destapadas por los usuarios de las caravanas corren de boca en boca y las críticas hacen que los turistas bajen hasta el párking de la torre de Hércules, «mucho mejor preparado», como comenta un visitante de Burgos.

En un aparcamiento completo, y repleto de gorrillas, se contabilizaban más de 20 autocaravanas. «Hemos escogido la torre de Hércules porque es imposible estar en el Portiño. No hay aseos, la inclinación es horrible y para colmo a 50 metros del área hay un bar ruidoso que no deja dormir. El Ayuntamiento parece desprestigiar a las autocaravanas. Piensan que solo venimos a hacer noche pero es una forma más de viajar», decía un cabeza de familia madrileño, y finalizaba anunciando los gastos que implica desplazarse en este transporte: «Vamos a estar dos días y al ser una familia numerosa, entre comida y gasolina, vamos a dejarnos un mínimo de 500 euros».

El cómodo servicio de la Torre puede disfrutarse «24 horas», explica un zaragozano asiduo. «Pese al escaso tiempo es preferible bajar hasta aquí, las condiciones son mejores», remarca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«Hemos escogido la torre de Hércules porque es imposible estar en el Portiño»