El enigma de la visita de Sissi a A Coruña

La goleta Chazalie, en la que viajaba la famosa emperatriz rumbo a Jersey, recaló en la ciudad en julio de 1890

.

Exprofesor del Instituto de Monelos

Como es sabido Sissi, la esposa del emperador austríaco Francisco José, se convirtió en un icono cinematográfico un siglo más tarde gracias a la serie de películas que en torno a su figura, bien que edulcorada, protagonizó la actriz Romy Schneider, de vida casi tan trágica como la de la propia Elisabeth Wittelsbach, nombre de soltera de la famosa emperatriz.

Perteneciente a una familia aristocrática alemana (era prima del rey loco, Luis II de Baviera), con un padre de ideas liberales, fue entre otras cosas una gran aficionada a la poesía (en especial a la de Heinrich Heine) llegando ella misma a escribir cientos de poemas. 

Tatuajes y poemas

Al poco de conocerla, Francisco José le pidió a ella la mano en lugar de a su hermana mayor Elena, con quien estaba previsto que se casara; pero la corte vienesa se le hizo pronto insoportable y empezó a realizar numerosos viajes, la mayoría de ellos sin su marido, y a menudo por mar. Su entusiasmo por las travesías marinas, que le hacían sentirse libre, la llevó a tatuarse un ancla y a escribir un poemario titulado Canciones del mar del Norte.

Tras el violento fallecimiento de su hijo Rodolfo y la amante de éste, María Vetsera, en Mayerling en 1889, intensificó aún más sus escapadas. En el año 1890 entre otros muchos lugares se desplazó a Argel y Lisboa; como a menudo erraba sin un plan fijo, las cartas de su marido se le hacían llegar a las listas de correos de los puertos en que posiblemente recalaría, y uno de ellos fue el de A Coruña. La persona y dirección a la que se mandaban las cartas era Elisabeth Nicholson, Chazalie; siendo el primer nombre un seudónimo para garantizar el incógnito en que deseaba mantenerse, y el segundo, el del barco «en el que viajaba en esta ocasión», según indica su biógrafa Brigitte Hamann (Sisi, emperatriz contra su voluntad, Barcelona 1991, pág. 333). También en uno de los libros que la periodista Ángeles Caso escribió sobre Sissi aparece una foto tomada en la cubierta del Chazalie. 

Sin registros de su presencia

Tras conocer los anteriores datos, y en relación con el centenario de su muerte, en 1998 busqué yo mismo en la hemeroteca de La Voz de Galicia alguna evidencia del paso de la célebre dama por nuestra ciudad. En otras ocasiones en que desembarcó en puertos españoles no pudo evitar ser reconocida, como ocurrió, por ejemplo en Málaga. Pero allí llegó en un yate oficial, mientras que en la travesía de 1890 lo hizo en el mencionado y convencional navío.

Navegar en un barco poco conocido era una manera más segura de pasar desapercibida, y Elisabeth se había alejado aún más del trato social tras el reciente suceso de Mayerling. Y, en efecto, si estuvo aquí logró burlar a la prensa, pues la local no registra su presencia. Sin embargo, personalmente descubrí que en la sección Movimiento marítimo del día 13 de julio de 1890, La Voz informaba de la partida, el día anterior, de la «goleta inglesa Chazalia» (sic) rumbo a Jersey.

 

Escala lógica

La fecha y el nombre de la nave -aunque algo castellanizado como no era raro en el pasado- encajan con lo descrito por Hamann, siendo A Coruña una escala lógica en la ruta desde Argel o Lisboa hacia el norte, por lo que parece plausible que la viajera emperatriz recalara en nuestro puerto. Lo que no consta es que desembarcara y recorriera la ciudad, aunque sería bastante razonable suponer que tras varias jornadas de mar así lo hiciera, eso sí, sin que nadie lo advirtiese.

En el 2001 el alcalde Francisco Vázquez decidió traer a A Coruña una exposición sobre Sissi que fuera de Austria tan solo se había exhibido en Trieste, otra ciudad marítima que ella solía visitar. La Voz de Galicia le dedicó un suplemento especial en el que el historiador Carlos Fernández se hacía eco de mi propia investigación (publicada en septiembre de 1998), dando por buena la hipótesis de la estancia coruñesa de Elisabeth. En todo caso, el carácter algo nebuloso de esta probable visita encaja bien con la personalidad de la enigmática emperatriz, de cuyo trágico final -fue asesinada en Ginebra en 1898- se cumplirán 120 años el próximo mes de septiembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El enigma de la visita de Sissi a A Coruña