Guerra de diseños en el puerto

El futuro de la fachada marítima se dirime entre tres administraciones que deciden sin dialogar entre ellas

.

A Coruña / La Voz

Aunque los muelles urbanos seguirán como están seguramente durante bastantes años, los planes de futuro sobre esas superficies no paran de moverse. De momento han servido para que tres administraciones monologuen sobre esos terrenos sin escucharse entre ellas, por mucho que las tres tengan competencias, cada una a su modo, sobre el litoral coruñés.

En abril la Xunta llegó a un acuerdo con Fomento para que Batería y Calvo Sotelo siguieran en manos públicas, al igual que La Solana. La Xunta pondría en esa operación 20 millones de euros para garantizar que los céntricos muelles siguieran en manos públicas. El acuerdo no gustó nada en María Pita, no tanto por lo que conseguía, sino por no haber llamado al Ayuntamiento para diseñar, entre todos, esa operación. Algo así no se podía hacer de espaldas al consistorio, acusaba la Marea.

Ayer el alcalde, Xulio Ferreiro, anunciaba un concurso internacional de ideas para diseñar todo el borde litoral de la ciudad desde la Marina hasta A Pasaxe. En esa línea está en medio el puerto de A Coruña, un espacio cuyo titular no es el Ayuntamiento, sino Fomento a través de Puertos del Estado y de la Autoridad Portuaria de A Coruña. María Pita tampoco comunicó sus intenciones a la Autoridad Portuaria, dueña, al fin y al cabo, de un suelo donde seguirá habiendo actividad portuaria cuando se desafecten algunos muelles por el traslado de la actividad a Langosteira.

La Autoridad Portuaria, por su parte, llamó hace meses al arquitecto Joan Busquets, autor del diseño de la fachada marítima hecho a raíz de los acuerdos del 2004, teóricamente para adaptar esos planos a la realidad actual, muy distinta de la que se pensaba antes de la crisis. Ese encargo tampoco se le comunicó al Ayuntamiento.

La Marea, por su parte, organizó hace meses un foro, al que bautizaron como Tecendo Litoral, para definir el futuro del puerto. Xunta y Puerto acudieron como invitados, pero tampoco se les dio voz allí. De las conclusiones de ese foro iba a salir una idea de lo que se iba a hacer -o se quería hacer- en la ciudad, pero ahora se anuncia la convocatoria de un nuevo concurso. Dice Ferreiro que habrá un jurado institucional, pero que también se contará con «sectores económicos e sociais» de la ciudad. El alcalde invitó ayer al delegado del Gobierno, el socialista Javier Losada -con quien se reúne hoy-, a sumarse a ese jurado, del mismo modo que Feijoo había invitado a Ferreiro a sumarse al acuerdo alcanzado para garantizar el suelo público.

Hasta ahora, no se ha movido ni una piedra en el puerto, pero se ha derrochado energía en enfrentamientos entre instituciones que tienen en común un mismo hecho: ninguna de ellas habla con la otra antes de tomar decisiones. El objetivo, parece, no es diseñar el puerto, sino imponerse al rival.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Guerra de diseños en el puerto