Solo 46 multas en un año por pintadas en una ciudad repleta de grafitis

Los garabatos afean zonas tan sensibles de la ciudad como el casco histórico

.

A Coruña / la voz

La mayor parte de quienes ensucian las paredes de la ciudad con pintadas muy poco artísticas lo hacen impunemente. La Policía Local solo impuso 46 sanciones durante el año pasado por ese tipo de acciones, una cifra que se mantiene más o menos constante en los últimos ejercicios.

Así, durante el 2016 fueron 40 los expedientes abiertos por esos hechos, fueron 56 en el 2015 y otros 48 en el ejercicio anterior, el 2014.

El bajo número de sanciones contrasta con el elevado número de pintadas que pueblan paredes, portales y rejas de la ciudad. De hecho, las pintadas han generado quejas en lugares tan emblemáticos como la Ciudad Vieja, donde contribuyen a degradar la imagen del casco histórico, siendo todavía más visibles desde la salida de los coches con la peatonalización.

Locales comerciales, garajes, muros y portales padecen regularmente las visitas de los grafiteros con obras que, a diferencia de lo que se está haciendo en otros municipios -Oleiros y Carballo, por ejemplo- no tienen ningún fin decorativo.

La cifra de expedientes administrativos a grafiteros contrasta también con los abiertos por otras infracciones infrecuentes. Por orinar en la vía pública, por ejemplo, se pusieron un 50 % más de multas, hasta las 62. Los dos casos se engloban dentro de los incumplimientos de la ordenanza de limpieza, motivo por el cual también se actuó contra 35 personas por manipular los contenedores de basura ensuciando la vía pública.

Por tirar basura a la calle o en vertederos incontrolados la policía multó a 52 personas. En esa categoría entran también los sancionados por echar azufre en la vía pública para evitar los orines de perros. Esa práctica está prohibida y supuso la apertura de 18 expedientes. 

Una sanción cada 40 días por no recoger los excrementos de los perros

Las deyecciones de los perros son un motivo recurrente de quejas entre los vecinos. En casi todas las sesiones de los conocidos como Dillo Ti son muchos los que critican la falta de limpieza de la vía pública por ese motivo.

Sin embargo, aunque hace años que recoger los excrementos de los canes es obligatorio y abundan los carteles que así lo indican, todavía quedan muchos que no cumplen la ordenanza. Además, pueden hacerlo casi con total impunidad, porque según los datos de la Policía Local apenas se está multando por ese motivo. Durante todo el año pasado solo fueron nueve los expedientes, uno cada 40 días.

Ese problema de higiene más o menos repartido por toda la urbe tampoco generó muchas sanciones en ejercicios anteriores. Hubo 14 en el 2016 y ocho en el 2015, es decir, 29 en tres años. En el 2014, con el anterior gobierno local, la presión tampoco era mayor, pues en todo el ejercicio fueron diez las multas. Por llevar sin bozal canes potencialmente peligrosos cayeron durante el 2017 47 sanciones y otras 58 por llevarlos con licencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Solo 46 multas en un año por pintadas en una ciudad repleta de grafitis