La ronda de Outeiro vuelve a ser un año más la calle con mayor siniestralidad

La vía, con 70 accidentes el año pasado, supera con creces a la segunda, Juan Flórez

.

A Coruña / La Voz

La calle con más accidentes de A Coruña volvió a ser el año pasado la ronda de Outeiro, que es también una de las más largas y de las más transitadas. La ronda encabeza las listas de siniestralidad en la ciudad desde que se hacen públicas las memorias de la Policía Local, con datos disponibles desde el 2012.

En el pasado ejercicio acumuló un total de 70 siniestros, cinco menos que el año anterior. En la nómina, Alfonso Molina (26) pierde el segundo puesto que ocupa habitualmente, posición que le cedió a Juan Flórez (29). Empatan después, con 20 cada una, la avenida de Finisterre, el paseo marítimo y la ronda de Nelle.

En la lista se afianza la tercera ronda, igualando con 19 a la avenida de Arteixo. La nueva autovía de acceso a la ciudad dobló sus cifras con respecto al ejercicio anterior. De hecho, durante lo que va de 2018 se repitieron los accidentes en un punto negro donde el Ayuntamiento decidió recientemente bajar a 60 kilómetros por hora -en vez del 80 que había antes- el límite de velocidad. Salvador de Madariaga, Ramón y Cajal, y las avenida de Monelos, el Ejército y O Porto siguen el listado con entre 13 y nueve accidentes.

En total, en la ciudad se registraron 860 accidentes en el 2017 en los que se vieron implicados 1.687 vehículos y 2.173 personas, de las que 474 resultaron heridas, una cifra situada en la media de los últimos años.

La principal causa de accidentes en la ciudad sigue siendo la distracción al volante que, según la Policía Local, estaría detrás de casi 200 siniestros, el doble de los causados por cambios de carriles o invasión del contrario. 

Atropellos

El número de heridos en atropellos descendió en la urbe durante el pasado ejercicio hasta los 112, a una media de uno cada tres días. Entre los años 2014 y 2016 nunca se había bajado de 145. De los afectados, 57 fueron hombres y 55, mujeres.

En la ciudad se registraron tres víctimas mortales causadas por atropellos y accidentes de tráfico. En lo que va de año ya van al menos 24 atropellos solo en pasos de peatones.

Por rango de edades, hay más heridos entre 65 y 74 años (17) que en ningún otro, si bien las cifras están más o menos repartidas y no hay diferencias importantes.

La gran mayoría de las personas heridas en accidentes de tráfico en A Coruña sufrieron lesiones de carácter leve, si bien hubo 49 con pronóstico grave. El número de víctimas mortales (3) fue el mayor en los últimos cinco años. Los datos de la Policía Local constatan, en general, pocas variaciones en cuanto a seguridad vial en la ciudad con respecto a los ejercicios anteriores. 

Casi 150 expedientes a gorrillas, mendigos, manteros y repartidores

La Policía Local también abrió expedientes por venta ambulante ilegal, unas sanciones que se aplican habitualmente a vendedores de mercadillos y a los manteros. En ese ámbito se computaron 78 decomisos de material.

Hay, además, 55 personas que han sido multadas dentro de las actividades policiales para prevención de accidentes, son gorrillas, mendigos y repartidores de publicidad en los semáforos, donde está prohibido ejercer tales actividades. 

Controles de radar

La policía también realizó controles de radar el año pasado que acabaron en 1.547 denuncias por exceder el límite máximo permitido. La mayor parte de ellas fueron a turismos, pero también hubo tres buses y seis camiones cogidos por el radar pasando el límite establecido. El caso más grave del 2017 fue el de un conductor captado por las cámaras en la carretera de Baños de Arteixo, por la mañana, circulando a 145 kilómetros por hora.

En los controles de alcoholemia hubo 536 positivos y otros 80 en los test de drogas que también realiza a conductores el 092. De las alcoholemias casi 200 acabaron en los juzgados en vía penal por exceder los topes fijados.

El año pasado fue, por otra parte, un año de récord en el número de detenciones practicadas por los agentes locales. El cómputo final alcanzó las 180 personas, la cifra más alta desde el 2012, con 51 más que en el 2016.

También subieron sensiblemente los informes remitidos a autoridad judicial por distintos motivos, que llegaron a 446 frente a los 232, por ejemplo, del año 2015.

Hubo 116 incautaciones de drogas y 320 actuaciones en materia de ruidos. Los problemas por tenencia de animales también han subido mucho, hasta las 812 intervenciones policiales, casi el doble que doce meses antes.

El dato de objetos perdidos y recuperados por los agentes ascendió a 8.449, curiosamente es casi la misma cifra que en el 2016, cuando solo se perdieron dos menos.

Hubo más de 300 actuaciones para hacer cumplir la ordenanza de ruidos, y también se dio un mayor control sobre los locales de hostelería, con mediciones de aforo que en ocasiones acabaron en sanciones graves y cierres. 

Multas a turistas

El año pasado fue un año de récord absoluto en multas, solo la Policía Local tramitó algo más de 70.000, de las que 36.000 proceden de las cámaras de la Marina y el Parrote y a las que hay que sumar otras 2.500 de la DGT dentro del territorio de municipal y las impuestas por incumplir la normativa de la ORA, en total, 136.000 sanciones.

Las cámaras de la Marina fueron especialmente polémicas por el volumen de sanciones que llegaron a conductores despistados, turistas y usuarios del Abente y Lago desconocedores de la normativa.

El mes con más sanciones de tráfico fue agosto, con 8.405, frente a las 1.966 que hubo en el mismo mes del año anterior. La diferencia -unas 6.500 más- se basa sobre todo en la entrada en funcionamiento de las cámaras de la Marina y en la llegada de turistas a la ciudad que se fueron con sanciones. 

Álvaro Louro: «El problema en ciudad es la percepción que se tiene del riesgo»

E. E.
.

El consultor y experto en seguridad vial considera que limitar a 60 kilómetros por hora la tercera ronda «no sirve, porque los conductores no lo van a cumplir»

Consultor y experto en seguridad vial, Álvaro Louro cree que uno de los motivos de los accidentes en A Coruña tiene que ver con la entrada en la ciudad de grandes vías con tipología de autopista, como la AP-9 y la tercera ronda. «Mejoran y facilitan los accesos, pero también suponen que al conductor le cueste adaptar la velocidad en consonancia con el entorno urbano al que se accede, el problema en ciudad es la percepción del riesgo», dice.

No se trata, cuenta, de estrechar esas vías, sino de disponer mobiliario urbano y elementos que ofrezcan una sensación de menor amplitud para que el conductor reduzca la velocidad. «Limitar a 60 la tercera ronda no sirve, porque los conductores no lo van a cumplir», dice.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La ronda de Outeiro vuelve a ser un año más la calle con mayor siniestralidad