La curva romántica de Bens ya no tiene quien la quiera

Vecinos de San Pedro de Visma critican el estado del gran mirador urbano


A Coruña / La Voz

La carretera más erótica de Galicia es la que une A Fonsagrada con Lugo. Obviamente, el calificativo viene dado por la cantidad de curvas: 360 en 60 kilómetros contabilizaron los vecinos antes del arreglo. Aunque con muchísimas menos, el vial que sube de San Pedro de Visma a Bens tiene unas cuantas, y una de ellas, quizá la más cerrada, ha sido bautizada por Eva, una vecina, como la curva romántica de Bens. «Hay una vista preciosa de la ciudad y ¡está totalmente abandonada!», enfatiza la mujer. Lo cierto es que desde allí no solo se ve una amplia panorámica desde la torre de Hércules hasta más allá de A Pasaxe, sino que en su día el lugar fue habilitado para facilitar la contemplación: bancos orientados a la ciudad y un aparcamiento, todo perfectamente diseñado para relajarse con la excelente panorámica.

Uno de estos días, sin embargo, un paisano pasaba con el torso desnudo y camiseta en mano sin pararse a mirar ni un segundo. Luis venía del cercano parque de Bens, en el que se dan cita desde andarines hasta dueños de chuchos, y regresaba a casa tras su paseo medicinal: «Teño que andar todos os días unha hora e vou cambiando de percorrido para non aburrirme». Pasaba un ciclista a punto de coronar la subida hacia Bens; en la parte de abajo del mirador, al otro lado de la tercera ronda, un rebaño de ovejas en uno de los últimos prados próximos al Ágora, un par de caballos...

La bucólica estampa diurna se convierte en el espacio romántico al que aluden otros vecinos cuando algunas parejas paran con sus vehículos. Eso ocurre cuando ya el sol (si luce) va cayendo por detrás de Bens y a los ocupantes de los vehículos les interesa más lo que pueda ocurrir en el interior que las panorámicas, a esas horas llenas de luces. 

De las parejas al abandono

También hubo un tiempo en que el aparcamiento era usado por quienes se acercaban al poblado de Penamoa, pues de allí parte un sendero hasta las chabolas que ahora apenas tiene utilidad.

Así ha ido creciendo la maleza, y los eucaliptos que en algunos puntos impiden ver la Torre. Las zarzas crecen generosamente y los bancos muestran claras señales de deterioro. «Otra ciudad la tendría súper bien cuidada», argumenta Eva. La señal de la carretera CP-3003 con indicaciones hacia O Portiño y A Coruña también aparece pintarrajeada por los grafiteros.

José Manuel es otro vecino de Visma que suele pasar hacia el parque de Bens, cuya valla llega hasta el mirador. «Puedo echar un vistazo si el día es bueno, pero pocas veces», comenta, y sigue adelante con su chucho, inquieto ya con la perspectiva de llegar al parque. Por lo que se ve, la curva romántica no tiene quien le quiera, ni para cuidarla, ni para pararse a disfrutar desde ella de una de las mejores panorámicas de la ciudad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La curva romántica de Bens ya no tiene quien la quiera