El casco histórico coruñés se estrena hoy como zona peatonal

Solo los residentes podrán seguir entrando y aparcar un máximo de 15 minutos

.

A Coruña / la voz

Desde esta mañana los coches ya no pueden circular por la Ciudad Vieja coruñesa, que se suma así, con décadas de retraso, a la listas de cascos históricos peatonalizados en Galicia -con Pontevedra, Lugo, Ourense y Vigo-. Solo los residentes podrán seguir accediendo, aunque el tiempo máximo de estacionamiento será de 15 minutos.

En total hay 800 vehículos con tarjeta que les habilita para entrar en el casco histórico. En todo caso, sus coches tendrán que estacionar fuera. Podrán hacerlo en los aparcamientos con los que se ha llegado a acuerdos para que bajen sus tarifas -Maestranza, Marina Coruña y Parrote- o en las plazas reservadas -pintadas de amarillo- para residentes en el entorno de la calle Maestranza (155) y en el aparcamiento detrás del Oceanográfico (93).

Quedarán en el cinturón del casco -desde el paseo a la altura de Veramar al castillo de San Antón- otras 358 plazas de aparcamiento libre.

Quienes quieran llegar hasta el casco histórico dispondrán de nuevos enlaces. El de Veramar ya llevaba meses funcionando y se suma a él desde el miércoles pasado el nuevo, también conectado desde el paseo, por Julio Portela Ceballos, la calle que discurre entre la Hípica y los jardines de la Maestranza.

También cambian las paradas de bus. La que había en las inmediaciones del Rectorado se trasladó ya a Julio Portela Ceballos y la que estaba ubicada frente a la entrada de los jardines de San Carlos desaparece. Ahora los usuarios de esa parada tendrán que desplazarse hasta el situado en un lateral del Abente y Lago y que daba servicio ya a otras líneas del bus urbano.

Los vehículos de carga y descarga tendrán acceso libre a la zona, al igual que en otros espacios peatonales, de seis a once de la mañana.

Para controlar los accesos a la Ciudad Vieja no se instalará ningún dispositivo electrónico, algo que pedían muchos vecinos y comerciantes para evitar que personas no habilitadas puedan entrar allí. El control se hará por medio de la presencia física de agentes de la Policía Local. Habrá más efectivos al principio y el número irá bajando según los vecinos y visitantes se vayan acostumbrando a la nueva situación. Al igual que en la Marina, entrar sin permiso supondrá 100 euros de multa, 50 con pronto pago.

Los agentes velarán también porque los residentes no excedan los 15 minutos de tiempo máximo que se les permite estacionar. Además, a los Dominicos ya no se podrá llevar a los niños en coche más que por la calle de la Maestranza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El casco histórico coruñés se estrena hoy como zona peatonal